la prensa google

| El Columnista

Los cuatro fantásticos del Frente Amplio

Los cuatro candidatos del Frente Amplio a la presidencia de la República no emocionan a nadie. Ninguno tiene peso alguno: dependen absolutamente de la alicaída infraestructura partidaria oficialista.
¡Con razón pretendían que José Mujica volviera a toda costa al ruedo!
Todos los candidatos fueron a rendir pleitesía a la chacra del ex presidente.

Con Tabaré Vázquez impedido a la reelección reina la desolación en filas del Frente Amplio.

Daniel Martínez, Carolina Cosse, Mario Bergara y Oscar Andrade, es lo que queda luego de quince años en el poder del progresismo. La revolución se transformó en institucional, como en México con el PRI.

El ingeniero, ex sindicalista y luego presidente de ANCAP, Ministro de Industria de Mujica y ahora intendente de Montevideo, es un personaje clonado de Raúl Sendic. Una máquina de las frases hechas, cómplice de la debacle de Ancap y socialista.  La presidente del gremio de municipales de Montevideo afirmó “Dios nos libre y guarde si Martínez administra los bienes del país como lo hace con los de la Capital de la República”.

Carolina Cosse, su única condición es su género, por lo que tendría garantizada una presencia en la fórmula. Por lo demás, le falta todo. Fue presidente de Antel, ahora Ministro de Industria y promotora del Antel-Arena. No sabe hablar y menos contar: la mega construcción que inauguró recientemente fue presupuestada en U$S 40 millones pero terminó costando el doble y ahora dicen que habría trepado a los U$S 110 millones. ¿Así será con el presupuesto nacional si le toca la volada?

El Ec. Mario Bergara. Perfectamente podría ser un candidato de la oposición.  Los tres pilares del ex presidente del Banco Central son la seguridad, la educación y el empleo. Los tres fracasos rotundos del gobierno frenteamplista que integró ahora son pancartas de su campaña electoral y las expresa sin vergüenza. En efecto, no la tiene en absoluto. Ni su mentor, ni su gente aprueban esta candidatura, no tiene absolutamente ninguna oportunidad en el Frente, podría ser si lo acompaña a Esteban Valenti en “La Alternativa” del Partido Independiente.

El sindicalista del Sunca y ex diputado Oscar Andrade. El único que alguna mística militante y obrera conserva pero no le da para llegar. Habla muy bien pero no se le entiende nada, por lo menos cuando habla en serio, porque cuando se remite a la demagogia progresista, entonces, se le entiende todo pero nadie  le cree. Habría que preguntarle a Richard Read, el sindicalista de la bebida, que piensa de su colega presidenciable.

Con este panorama ¿a quién quieren encantar? Así resulta imposible remontar el desgaste y el costo político de ejercer el poder en los últimos tres períodos. Además hay que pensar en la terminación de un ciclo. Luego en el sano concepto de alternancia en el poder. Después en el nefasto legado y las mentiras del progresismo: al final de cuentas ¡sí eran corruptos, traficantes de influencias, ladrones y ebrios de cargos en el poder! Es mucha cosa para contrastar y sobrellevar con los cuatro fantásticos, son poca cosa para semejante tarea de resucitar a Lázaro, que al final de cuentas es no es tarea de fantásticos sino de santos. Y estos, de santos no tienen un pelo. 

 

Banner
Banner
Banner
Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades