ImprimirImprimir


| Opinión

Situaciones de embarazo en el estudio y cómo atemperar diferencias sociales

¿Cómo enfrentan la situación de embarazo las estudiantes que quieren avanzar en la carrera, aun atendiendo los problemas que le puede generar? Es lo que venimos analizando. Miremos por ejemplo  la reglamentación en el Sistema Único de Formación Docente 2008, aprobado por acta No. 63 Res. No 67 del 18 de octubre de 2007; la misma establece en el capítulo 1 “De los derechos y deberes de los estudiantes”, artículo 1:

“el estudiante tiene derecho a: p) Las estudiantes embarazadas y puérperas de los Institutos Educativos de la ANEP gozarán además de un régimen especial de asistencias y apoyo (Circular 29/99) y al respecto se establece que tendrán derecho a:  mantener la calidad de estudiantes reglamentadas si en razón de su embarazo, parto y postparto superan el límite de inasistencias previsto en la reglamentación vigente, debiéndose justificar en cada caso tal situación ante la Dirección del establecimiento. Cuando el Plan de Estudios cursado por estas estudiantes requiera suficiencia en un número determinado de asignaturas para obtener la promoción y esta no haya sido alcanzada, quedarán automáticamente habilitadas para rendir examen en carácter reglamentado, debiéndose consignar el número de la circular antes citada en la documentación respectiva.” Así como también establece en el capítulo 5: “de la evaluación”, artículo 47 “La nota del curso reflejará no sólo resultados sino el proceso realizado por el estudiante. En todos los casos, se propiciará la auto-evaluación del estudiante. Los promedios que se realicen serán conceptuales y no meramente numéricos”. Las asignaturas son evaluadas de la siguiente forma según los artículos 57 y 58: “Art. 57.- Si la calificación final de una asignatura es entre 5 y 8, el estudiante ganará el curso y quedará habilitado para rendir el examen final en carácter de reglamentado. Art 58.- Si la calificación final de una asignatura es entre 1 y 4, el estudiante podrá optar entre rendir examen en carácter libre a partir del período Noviembre- Diciembre del año en curso o recursar.”

Las leyes protegen a los trabajadores en situaciones de enfermedad, embarazo, accidentes, matrimonios, adopciones, fallecimientos, entre otras situaciones inusuales que puede llegar a atravesar una persona en su vida laboral, pero podría no ser así en su vida universitaria. Una trabajadora no pierde su trabajo por tener un hijo, pero siì una estudiante de grado, maestría o doctorado puede reprobar su semestre o su año lectivo por la misma razón. La deserción es uno de los principales problemas que enfrentan las instituciones de Educación Superior. Es un problema preocupante, debido a las repercusiones sociales, institucionales y personales que trae como consecuencia este tema.

Por un lado, el grupo de egresados es reducido en relación con la cantidad de personas que ingresaron. Por el otro, es evidente que gran parte del grupo que egresa prolonga su permanencia más allá de los tiempos establecidos por los planes de estudios.

Una sociedad necesita profesionales en diferentes áreas, pero las crecientes exigencias en una sociedad de la información también tornan relevante el volumen de recursos humanos disponibles, no solo para atenderlas, sino para formar a nuevas generaciones de profesionales.

En los últimos años el Uruguay ha ido logrando paulatinamente disminuir los guarismos de estudiantes embarazadas, sobre todo del embarazo no deseado, que sabemos es un trastorno no solo para la muchacha, sino para su familia. Pero atender esta clase de situaciones también ayuda a la igualdad social, mejor los niveles de inserción y atempera las diferencias económicas. Porque es muy distinto el embarazo adolescente o juvenil en clases medias y altas que en las de menos recursos. Que en muchos casos obligan a la chica a desertar del sistema y volcarse sin formación al mercado de trabajo.