la prensa google

| Editorial

El “populismo” no sirve

Poco a poco, se está dando vuelta la pisada. Toda la movida política, filosófica e intelectual, alentando la rápida expansión del populismo  y su supuesta propuesta de equidad y mejor distribución de la riqueza  nacional, se está cayendo.

Todo no solo por  la gran  incapacidad  demostrada y comprobada como  ahora es innegable,  como se han estado manejando en tan solo tres períodos de gobierno. Los  políticos de esta izquierda progresistas, a  pesar de disfrutar de la mejor  oportunidad,  en base a una coyuntura económica, generada por el comportamiento del mercado y la economía mundial, donde todo lo que producimos  valió mucho y  todo tenía mercado.  Eso generó una situación económica y social,  extraordinariamente buena.  Pero todo se dio, por esa  coyuntura  y no por deseables  méritos  propios, en base a una política de país productivo y con aplicación de  políticas de promoción , asistencia  y apoyo a los  sectores  que generan riqueza  como el sentido común  aconsejaba.  Tampoco se alentó o aplicó - como se nos ha querido vender -  una  responsable e impecable política económica. Nunca se impulsaron tantos proyecto  sin base cierta, como la privatización de Pluna,  las costosas  inversiones en  Ancap que exigió  recapitalizarla con 800 millones de dólares. Se  derrocharon millones y millones de dólares, en la planta regasificadora,  que  quedó a medio hacer, porque  era un proyecto faraónico, demasiado caro, demasiado grande para la realidad uruguaya y su consumo de gas natural.  Tenemos el Antel Arena,   que  nadie sabe en realidad cuánto  costó. Pero si sabemos que ante un temporal, a poco de ser inaugurado, parte de su techo voló…  Ya nadie habla de suplantar los combustibles fósiles, por gas natural… Ahora entramos en la rosca de  alentar  todo a electricidad… Se cambió, es cierto, la matriz de la energía eléctrica,  de tal forma, que  ahora tenemos una capacidad de producción que excede las necesidades del país.  Pero a todos los inversores, contratos mediante a 30 años, se les aseguró precios en dólares muy convenientes. Hoy, tenemos combustibles derivados del petróleo carísimos, y energía eléctrica con precios altísimos… Todo, no  ha sido bueno, y las pérdidas, por millones y millones de dólares, por  “macanas”,  como  minimizara Mujica, las paga Juan Pueblo.

Hoy el país, tiene una deuda externa triplicada,  el déficit fiscal  supera el 3,5%, no tenemos una adecuada infraestructura vial ni ferroviaria.  Nada se mantuvo, acá tenemos como claro ejemplo, la decadencia del Palacio de Oficinas Públicas.  Algo que en visita a nuestra ciudad, avergonzó al Ministro Rossi…pero nada hizo después.

Nunca antes se había  comprobado tanto derroche irresponsable que sospechamos,  en realidad fueron actos de gran corrupción.  Hay gobernantes muy  ricos.  De todo ello, la ciudadanía en general  ha comenzado a  tomar conciencia.

Por algo el ciudadano, les ha perdido el respeto y comienzan a manifestarse en forma condenatoria  donde se los cruza.

Aquello tan mentado y  declamado desde los atriles  gubernamentales, de  apuntar a “una sociedad nueva, más equitativa y justa, en base a un  ser humano más solidario” se está derrumbando rápidamente, ante la realidad de que  la riqueza no se crea por voluntarismos o simple magia.  Se logra con el esfuerzo coordinado y conjunto del capital  y el trabajador, de políticas bien orientadas en materia de producción y colocación en el mercado, y cuidando en extremo  los dineros que aportan al Estado los contribuyentes. La realidad es que no se ha   apostado a lo realmente prioritario  y  a una eficiencia  estatal al menor precio posible.

Se falló en  la educación y capacitación que se debe actualizar  en forma permanente,  como lo exige la revolución tecnología en que vivimos y que nadie ni nada podrá detener. No hay respuesta a este nuevo escenario de la humanidad,  y por lo que corremos el serio  riesgo de quedar rezagados y terminar siendo un país sin futuro para su gente. Mientras en el mundo el desarrollo de la robótica, la inteligencia artificial  avanza, lo que propone el populismo, simplemente ya fue y no entenderlo, será el no tener futuro. Deberes, que esperemos la clase política entienda y atienda, porque tiempo en este vertiginoso mundo de hoy,  ya casi no hay.

 

Banner
Banner
Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades