la prensa google

| El Columnista

No-se-puede-creer

No se puede creer los países que están firmes detrás de la bolivariana Venezuela. Menos se puede creer que los frenteamplistas uruguayos crean y defiendan al país de Chavez y Maduro. Mucho menos que Uruguay practique una política exterior de cuarta.

China, Turquía, Rusia, Cuba y Nicaragua, un solo corazón con Venezuela, además de Uruguay.

República Popular China, una dictadura comunista violadora de los derechos humanos, autoritarismo de estado sin libertad de expresión.

República de Turquía, un régimen violento e inescrupuloso cuyo presidente hace y deshace sin preocuparse por la ley y la constitución.

Federación de Rusia, el imperio ex U.R.S.S comandado por un ex jefe de la KGB, un peligroso neo capitalista ambicioso y corrupto.

República de Cuba, una isla comunista y decadente, llena de presos políticos, mala calidad de vida para su población y vieja exportadora de la revolución marxista.

República de Nicaragua, producto de la revolución sandinista, gobernada por los esposos Ortega y Murillo, nepotistas, inmorales, represivos y asesinos del movimiento popular.

Los tres primeros aportan préstamos, dinero a raudales e influencia internacional. Como diría Jorge Batlle, una manga de ladrones y corruptos del primero al último. Los dos últimos, a esta altura, solo solidaridad revolucionaria…hasta que les dure.

A la izquierda uruguaya le costó mucho reconocer la violencia y fracaso del socialismo real encarnado por la Rusia Soviética y los países satélites de Europa del Este. Fueron ciegos, sordos y mudos de las atrocidades cometidas en nombre del comunismo y el hombre nuevo por Stalin y los secuaces europeos. Hasta la caída del muro de Berlín primero y de la propia U.R.S.S después, se sostenía la campaña de Estados Unidos y el imperialismo capitalista internacional en contra de los países detrás de la cortina de hierro. Y así les fue.

Lo mismo pasó con la inefable Revolución Cubana, que en estos días cumplió 60 años de vida. Un fracaso total e integral del primer día hasta el presente para la propia isla, América Latina y África. Un país pobre, estafado y violentado en sus ilusiones, injusto con los jóvenes, malogrado con sus ciudadanos comunes, pisoteado en sus libertades y derechos individuales. El que exportó ideas revolucionarias y revolucionarios, gérmen y númen inspirador de la guerrilla en Uruguay. Hasta hoy la izquierda se saca el sombrero y se inclina ante la memoria del dictador cubano Fidel Castro, el comunista de habla hispana más importante de todos los tiempos.

No hay dos sin tres. Ahora le toca el turno a Venezuela. La Revolución Bolivariana y sus líderes, uno muerto y otro vivito y coleando, hoy por segunda vez presidente ilegítimo, Nicolás Maduro. Es el país con las principales reservas petroleras del mundo y sumido en la miseria más espantosa. Un territorio agraciado en tamaño y calidad con enormidad de recursos para explotarlos pero transformado en narco estado-y petro dependiente. Van dos millones, pero las estimaciones son 10 millones de inmigrantes venezolanos por las Américas en breve, refugiados políticos y sociales. Caracas es una de las ciudades más peligrosas del mundo, el índice de muertes violentas es asombroso y la represión policial-militar escandalosa, 30 mil asesinados por año. La tasa de inflación es calamitosa, se mide en millones y es la más alta del mundo, por lejos. La educación, la salud y la alimentación básicas son lujos inalcanzables para la mayoría de la población. Pero todo esto es desconocido y rechazado por la izquierda vernácula. A lo sumo reconocen una crisis, nada más. Solo un gobierno legítimo que debe dialogar con la oposición, por ciento declarada en desacato. Unos buenos muchachos acosados militar, económica y políticamente por Estados Unidos, George Bush, Barack Obama y Donald Trump, la Comunidad Europea,  la mayoría de Sudamérica y la OEA. Es decir, unos parias políticos perseguidos por el mundo entero como lo son en la América Bolivariana los Lula, Dilma, Cristina, Rafael, Daniel y Evo.

Finalmente, lo peor de todo. Uruguay detrás de esta fantasmada. Lo del título, no se puede creer.

 

Comentar...

Ante la reiterada y comprobada utilización en la pagina web de LA PRENSA de determinados participantes, en los espacios de comentarios, de expresiones groseras, agraviantes, que lejos están de contribuir a un debate de ideas o posiciones con educación, respeto y altura; la Dirección de este diario decidió borrar en forma masiva, todos los comentarios que pertenezcan a una misma dirección IP, sin importar el seudónimo con que firma, cuando al menos un comentario desde esa IP sea a consideración de esta dirección inapropiado.
Lamentamos tener que adoptar esta antipática medida, pero el triste comportamiento y nivel de algunos comentaristas, no nos dejan otra opción.
Si bien se venia realizando un filtro de malas palabras, muchos comentaristas, lograron sortear esos controles, lo que nos lleva a tomar esta medida extrema.
Exhortamos a los internautas que visitan nuestra pagina, que se apeguen a las buenas y lógicas normas de comportamiento, con tolerancia, respeto y liberta de expresión, como es deseable en toda sociedad.

Código de seguridad
Refescar


Banner
Banner
Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades