la prensa google

| Opinión

Estudiar embarazada, leyes y reales posibilidades ante la carrera

El embarazo, también denominado fase de la vida intrauterina o etapa de desarrollo intrauterino, es la etapa que se desarrolla en el vientre materno en un periodo que dura aproximadamente 38 semanas (9 meses), desde la concepción o fecundación del nuevo ser (unión de las células sexuales femenina y masculina, el óvulo y el espermatozoide) hasta su nacimiento en el parto. Pero amén  de los biológico, tiene enormes connotaciones sociales. Lo que pretendemos es analizar la situación de las estudiantes que deciden seguir sus estudios aun cursando la etapa del embarazo como parte de la vida social y formativa académica.

Las instituciones de formación terciaria tienen como principal preocupación la excelencia académica, pero no es menos importante la relación y el contacto con sus estudiantes, ya que los mismos, pueden enfrentarse a situaciones que no corresponden directamente al ámbito académico pero los afecta. Por tanto, la institución debería interesarse por la situación personal de quienes están en sus aulas, como es el caso de las estudiantes embarazadas.

De acuerdo con la  Ley 18.104 del 6 de marzo de 2007 de Promoción de la Igualdad de Derechos y Oportunidades entre hombres y mujeres de la República “constituye un marco general que compromete al Estado a adoptar todas las medidas necesarias tendientes a asegurar el diseño, elaboración, ejecución y seguimiento de las políticas públicas de manera que integren la perspectiva de género”. En este marco se elaboró el Primer Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades y Derechos (PIODNA) con el objetivo de: “construir la igualdad de oportunidades y derechos y la no discriminación de las mujeres, como una herramienta integral e integradora que posibilite la articulación de las instituciones y de las políticas en la sociedad uruguaya”.

Salud y seguridad en el embarazo no deben ser equiparados con enfermedad. Sin embargo, hay condiciones de seguridad que se presentan durante el embarazo y la lactancia materna en relación a los riesgos a que podrían ser expuestas las estudiantes y que necesitan ser evaluados desde esta perspectiva. El mayor riesgo de daño al bebé es durante las primeras 13 semanas de embarazo. El nivel de riesgo al que está expuesta la estudiante dependerá de las necesidades y naturaleza de los cursos.

En algunas instituciones del interior del país sed estima que existe cerca de un 10% de alumnas que han estado o que están cursando un embarazo entre los años 2017-2018.

Es importante la continuidad de las estudiantes embarazadas, para que disminuya la deserción; en este caso se debe analizar la situación de cada estudiante, poniendo en consideración las materias que está cursando y deberá cursar en el tiempo destinado al embarazo, la maternidad, la lactancia.

Por ejemplo, los institutos de formación docente poseen como reglamentación, que ampara a las estudiantes embarazadas, a la Circular 29/99 Régimen especial de control de asistencias y apoyo a estudiantes embarazadas y puérperas, y al respecto se establece que tendrán derecho a: mantener la calidad de estudiantes reglamentadas si en razón de su embarazo, parto y postparto superan el límite de inasistencias previsto en la reglamentación vigente, debiéndose justificar en cada caso tal situación ante la Dirección del establecimiento. Cuando el Plan de Estudios cursado por estas estudiantes requiera suficiencia en un número determinado de asignaturas para obtener la promoción y esta no haya sido alcanzada, quedarán automáticamente habilitadas para rendir examen en carácter reglamentado, debiéndose consignar el número de la circular antes citada en la documentación respectiva.

Es dable pensar que las estudiantes embarazadas que realizan la carrera de magisterio no reciben otra ayuda que no sea la justificación de sus inasistencias, y que muchas desconocen si realmente hay otro tipo de ayuda a estudiantes embarazadas, desde el punto de vista económico desconocen en algunos casos la existencia de la Beca Julio Castro, pero en caso de solicitarlas es muy difícil que sea aprobada para estudiantes que cursan un embarazo, debido a las posibles deserciones. Muchas salen adelante por su esfuerzo y dedicación, los motivos de deserción son debido a problemas de salud o posterior al parto, pero, de acuerdo a los datos extraídos no se observa que las estudiantes no se reintegren  a la carrera luego de tener familia, si ocurre, es un porcentaje mínimo.

 

Banner
Banner
Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades