la prensa google

| Editorial

El costoso fracaso de las políticas sociales

Tras tres gobiernos del Frente Amplio, uno de los argumentos más destacados por sus líderes y dirigentes son los éxitos logrados en el desarrollo de sus políticas sociales. Nos hablan de “la equidad” lograda, con el plan de emergencia, de la mejora lograda en la alimentación de los que menos tienen, con la distribución de las denominadas canastas de alimentos básicos, aporte que apunta a la niñez , madres y adultos mayores.

De las “oportunidades” generadas gracias a que la educación se “universalizó” y que hay mas alumnos en los servicios a pre escolares, en escuelas primarias, en instituciones de educación media y en la educación técnica, y de mejoradas condiciones de acceso en general a los estudios universitarios, lo que se viabiliza, con las creciente matricula en la Universidad de la República y sus Centros Regionales, entre ellos, el ubicados en Salto, a lo que se suma la oferta privada de la Universidad Católica.

La titular del Ministerio de Desarrollo Social, la Sra. Marina Arismendi, ha sostenido y abogado en forma muy firme por las políticas asistenciales , llegando a argumentar que las mismas, se deben brindar sin exigencia de retorno alguno.

Más allá de los escasos resultados logrados en los servicios educativos, si tenemos en cuenta el elevado número del ausentismo que se da en los cursos para pre y escolares y adolescentes en el nivel medio, muchos de los cuales terminan finalmente abandonando los cursos, es evidente que algo esta fallando.

Y todo, para nuestra óptica, comienza porque este asistencialismo sin exigencias ni obligaciones, ha destruido aquello del “compromiso”, la sana ambición de querer y poder ser. Porque ya van- por lo menos tres generaciones - que han visto a sus mayores vivir de la caridad gubernamental y les ha ganado el conformismo y adormecido la sana ambición.

Y esta a la vista, de que ya muchos jóvenes no muestran tener apego a la cultura del trabajo, del esfuerzo. Les ha ganado aquello de “da lo mismo” cuando no es ni debe ser así. Porque al avanzar en la vida, ven con dolor, como por falta de educación, capacitación y voluntad, no tienen futuro alguno. Y con la frustración vienen los malos vicios. Nunca mejor aplicado aquello de que la holgazanería es la madre todo malo. La droga, tan difundida y en el algún caso hasta justificada por su posible aporte “medicinal” en realidad a nada ayuda, sino que empeora la situación. Y en este país, desde que se decidió liberar el consumo controlado de marihuana por el Estado, muchos creen que es inocua. Lo que se ha combatido al tabaco, se pierde por paliza con este otro vicio que es igual o muchísimo peor que el tabaco, porque abre la puerta a otras drogas…,

Y hasta aquí las diferencias sociales, pesan. Los que no pueden por su costo con cocaína (que esta circulando y cada vez con más fuerza), se conforman con la pasta base y así terminamos viendo unos zombis, en creciente número que flacos, encorvados, descuidados en su higiene y presencia, viven atrás de monedas, ejerciendo una permanente mendicidad con quien se cruzan o en la desesperación que les genera la abstinencias, salen a robar y despojado de todo freno no solo no respetan ni valoran su propia vida. De la ajena, que les importa. De esa forma crece la delincuencia violenta. Esa que no es de “pobrecitos” segregados, por la economía neoliberal de los 90, sino por las políticas supuestamente progresistas del todo vale y de que todo está permitido.

Y mientras unos delincuentes se enriquecen por esa debilidad, nadie se preocupa por asistir a superar la adicción a sus victimas. ¿Esto es política humanista?

Para nosotros no. Se habla de que si gana “la derecha” habrá “motosierra”.

¿Hoy no hay recortes en algunos servicios de asistencia que el Mides proporcionaba, porque esta escaseando la plata en el Estado?

El Ministerio de Desarrollo Social fue creado por la Ley 17.866, a comienzos del año 2005 y finalmente promulgado por el presidente Tabaré Vázquez el 21 de marzo del mismo año. Según datos de Contaduría General de la Nación (CGN) el Mides, desde sus comienzos al presente, lleva “invertidos” en asistencia mas de 2.000 millones de dólares.

Si evaluamos los resultados, más allá del acomodo que hizo de la familia completa del amigonovio de su hija, lo de la señora Arismendi es un fracaso absoluto, porque hay gente comiendo de la basura y como nunca se había visto antes, hay más gente viviendo en situación deplorable en asentamientos irregulares, además de un sistema educativo que no obtiene resultados deseables, por solo citar algo de lo que todos sabemos y conocemos.

 

Banner
Banner
Banner
Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades