Banner
Banner
  la prensa google
Banner
Banner

| Editorial

La URSS no es ejemplo ni modelo de nada

Hace unos días fue Carolina Cosse que volvió a poner el tema en el tapete, esto es la defensa del régimen comunista ya desaparecido de la ex Unión Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Hablaba sobre la falta de militancia de los jóvenes en general y no tuvo mejor idea que, en forma nostálgica, se refiriera a aquellos jóvenes soviéticos, que llenos de marxismo-leninismo, en un país que le daba amplias posibilidades de estudiar, de vivir en donde quisieran, de no pasar hambre, que hasta lo podía llevar a la luna (sic) entre otras potenciales posibilidades, se tentaran al materialismo y a occidente por un vaquero de jeans.

Así fue, literalmente. Acto seguido, frente a la critica recibida por semejantes aseveraciones, otros ortodoxos comunistas como el senador Juan Castillo y la jerarca del MIDES, Micaela Melgar, salieron al cruce de los contras con una encendida, desafiante y abierta defesa del ex régimen comunista de Lenin, Stalin,Kruschev,  Brezhnev, Adropov, Chernenko y Gorbachov. ¡Qué adorables revolucionarios adorados por Melgar y Castillo que salvaron a la humanidad!

“No existió en la historia de la humanidad, un proyecto colectivo tan trascendente como la Unión Soviética, para la ciencia, para las mujeres, para el desarrollo social, para las ideas sociales basadas en la igualdad, y para el freno al odio. La URSS…nos salvó la vida”, afirmó Melgar, mientras Castillo, enfatizó con seguridad que “habría que reconocerle a la URSS su aporte a la coexistencia pacífica de millones de seres humanos”.

Ya opinamos desde estas páginas las declaraciones de Cosse, además de impertinentes y absolutamente erradas, por demás innecesarias en el tiempo electoral uruguayo. ¿Para qué meterse en la boca del lobo justo días antes de las elecciones? Ya fue. Pero se sumaron otros novios a la fiesta, el secretario general del Partido Comunista del Uruguay, Juan Castillo y la Directora de la División de Programas para Personas en Situación de Calle del Ministerio de Desarrollo Social, Micaela Melgar; ambos con declaraciones tan asombrosas como espeluznantes y falsas de toda falsedad. No se puede estar ajeno a semejante hecho.

Los comunistas aun vivitos y coleando en Uruguay, seguramente será una cuestión tercermundista, parecen pensar que el tiempo pasado desde la caída del comunismo les da patente de corso para decir las barbaridades más grandes sobre el antiguo régimen de la URSS, en el entendido que la gente ya no se acuerda o no conoce la historia de la tragedia comunista, no solo del ex imperio ruso sino en el mundo entero que rigió el llamado “socialismo real”. La URSS y sus países satélites mataron, persiguieron y encarcelaron a millones de personas, no es una opinión de la derecha sino un hecho cierto y tan comprobable como el holocausto judío llevado a cabo por los nazis y que algunos pretenden negar o relativizar en una especie de revisionismo histórico de los hechos. Dicen que todo es producto de un relato norteamericano, descontextualización de las situaciones, propaganda aliada y chivo expiatorio de la oligarquía internacional.  Lo de Megar es igualito. ¿De qué está hablando esta señora? Será la ciencia robada a occidente y por motivos bélicos. El desarrollo de las mujeres en las cárceles del Archipiélago Gulag de Aleksandr Solzhenitsyn, la igualdad de las personas en la miseria y la privación frente a la élite privilegiada y autoritaria de burócratas del Partido Comunista,  del Ejército y de las Fuerzas de Seguridad e Inteligencia del Estado, la coexistencia pacífica con las invasiones sangrientas y totalitarias de Hungría, Checoslovaquia y Afganistán, la intervención supremacista en Polonia y la obra criminal maestra del muro de Berlín que dividía la capital alemana en dos pedazos, uno al lado de la vieja República Democrática Alemana –bajo la égida soviética- y otra en la República Federal Alemana, de la entonces Europa Occidental libre. ¿De qué desarrollo, igualdad y seguridad hablan estos personajes?

El comunismo,  el emblemático Muro de Berlín y la Cortina de Hierro, se desplomaron luego de siete décadas en el poder más despótico del siglo XX, y quizás de la historia. Las hambrunas, los perseguidos, presos y torturados, exiliados a Siberia, son hechos cruelmente reales y de ninguna manera justificables en pos de revolución o ideología alguna. La totalidad de aquellos gobiernos cayeron sin ni un disparo de militares occidentales sino por propias rebeliones internas.  Así cayó el Muro y liberaron Gorbachev del golpe militar ruso. La historia y la intelectualidad del mundo le dio la espalda y los censuró dramáticamente. No son ejemplo de nada ni de nadie. Solo algunos desmemoriados salen a cantar loas a estos monstruos.

 

 

 

Banner
Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades