la prensa google


logo analisis K color

Bariloche cobra a los turistas una "Ecotasa"

Es un aporte que se impone a los visitantes de la ciudad para financiar obras de infraestructura.  Desde estos días, Bariloche les está cobrando a los turistas que se hospeden en hoteles, hostels, campings y cabañas una tasa especial que puede alcanzar un máximo de 180 pesos (US$ 13) por visita a la ciudad.  Rafael Tapia, director de Prensa del la Municipalidad de San Carlos de Bariloche, la llamada Ecotasa, es un aporte que se cobra a los turistas para financiar obras de infraestructura que sostengan la convivencia armoniosa entre la infraestructura turística de la ciudad y el patrimonio natural de la zona. Lo recaudado por la Ecotasa, explicó Tapia, no va a Rentas Generales sino que conforma un fondo especial cuyos destinos serán decididos por una comisión especial formada por representantes de los poderes ejecutivo y legislativo del Municipio y cámaras empresariales vinculadas al Turismo.

Según el tipo de alojamiento que se ocupe (camping, hostel, hoteles de diferentes categorías, cabañas) la tasa va de los cinco a los sesenta pesos por noche y se cobrará por un máximo de tres noches. De allí que lo máximo que se deberá pagar por estadía en la ciudad en concepto de Ecotasa será de 180 pesos (U$S 13). Los menores de doce años estarán exentos de pagar,  lo mismo que los jubilados. Y quien regrese a la ciudad dentro de los 30 días de haberla abandonado no deberá volver a pagarla.

La tasa será cobrada por el establecimiento que brinde el alojamiento, que podrá hacerlo incluyendo el importe correspondiente en su propia facturación o a través de un cupón creado por el Municipio especialmente. El secretario de Turismo de Bariloche, Marcos Barberis, dijo ayer que la proyección ajustada permite anticipar un ingreso anual por la Ecotasa que variará “entre los 40 y los 45 millones de pesos” (U$S 6 millones). Los hoteleros nunca aprobaron del todo la idea, pero igual comenzaron a cumplir con su obligado papel de “agentes de retención”.

Lo dicho en su momento, la intendencia de Salto debería estudiar la posibilidad de instaurar una tasa turística similar en el Destino Salto. Si es cierto que, como dijo la Ministra de Turismo, Liliam Kechichian, llegaron 47 mil turistas al litoral termal en el mes de enero de 2017, la mayoría de ellos a Daymán, Quiroga y Arapey, un aporte de un dólar por día de alojamiento sería una contribución verdaderamente importante para el financiamiento de obras de infraestructura y equipamiento turístico. Solo en Termas del Daymán sería una solución para la construcción del anhelado saneamiento del centro poblado, por ejemplo. Ecotasa o Tasa Turística, da igual. Serían casi 500 mil turistas en el año y en el destino Salto con alojamientos en los complejos termales y el propio centro de la ciudad. Imagínense la cantidad de recursos disponibles para todas las asignaturas pendientes del rubro turismo: caminería, piscinas, ampliación de parques, zonas de entretenimiento, tecnología en los servicios, seguridad física y ambiental.

 También sugerimos, al igual que en Bariloche, que la administración del dinero recaudado sea realizada por fuera de la hacienda de la intendencia de Salto, un ente mixto de turismo integrado por el sector público y privado, una Comisión, Asociación, Fundación, Conglomerado o Cluster de Turismo. Un bureau de Turismo como lo hay en el departamento de Rocha, en Colonia o en Montevideo. Una garantía para que los ingresos no terminen en el agujero negro de la dirección de hacienda departamental. Los ingresos por turismo se invertirían  en turismo y no en gasto corriente de la comuna. Fácilmente se podría hablar de un millón de dólares al año, unos cinco  millones de dólares en el quinquenio.

He visto en la televisión, en el canal vasco, el debate actual sobre la mentada tasa turística. En España y en varias comunidades ya se aplica con larga data. Pero los vascos están discutiendo ahora la oportunidad de establecerla y los comentarios son diversos. Se trataría de una tasa ambiental sostienen, una Eco-Tasa, porque los turistas usan el territorio con capacidades de carga limitadas y contaminan, usan instalaciones y desechan, gastan y depredan, por lo tanto hay que pagar para financiar toda la política medioambiental que incluye varios ítems. Resulta una buena solución jurídica al concepto de tasa aplicada al sector turístico. Saneamiento, recolección, limpieza, baños, parques y jardines, vegetación, protección de espacios públicos y naturales, contaminación acústica, seguridad en el tránsito, barreras sanitarias, atención de emergencias…

En el destino Salto podría invertirse en saneamiento, mayor área termal, más piscinas, vestuarios, áreas de relax y entretenimiento, anfiteatro, muelle sobre el río, costanera Uruguay-Daymán, plaza de juegos, feria artesanal, zona libre de tránsito vehicular (Proyecto Silva Delgado), playa de estacionamiento, entre otras inversiones son absolutamente necesarios en el destino Daymán. Otro tanto en Arapey. Accesos bituminizados a nuevo,  iluminados y parquizados, refacción de moteles, camping y hotel departamental, más piscinas y complejos deportivos, muelle en río Arapey, sistema de comunicaciones, centro de convenciones y entretenimientos, terminal de ómnibus y local de atención de clientes.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades