la prensa google

| El Columnista

Izquierda Republicana y Derecha Conservadora

Por Mario Kroeff Devincenzi
El diputado Fernando  Amado planteó recientemente la dicotomía hacia la interna del Partido Colorado entre la izquierda republicana, que promueve y la derecha conservadora que dice representa el sector mayoritario liderado por el senador Pedro Bordaberry. Buen intento del diputado para identificarse, diferenciarse y posicionarse en el espectro político partidario y nacional. Dijo Amado que se siente afín a la izquierda tradicional encarnada por el Batllismo de José Batlle y Ordoñez y que ira por los votos de los desencantados del Frente Amplio y entre ellos los miles de batllistas que en el correr del tiempo han pasado a integrar sus filas. "El Partido Colorado está pasando por un momento muy complicado en su historia.

El camino que queremos recorrer está bastante a contramano de la mayoría del Partido Colorado de hoy",dijo el legislador en junio. "Nosotros no vamos a estar compitiendo con el electorado que ellos quieren seguir cautivando. Pedro (Bordaberry) puede estar tranquilo con su electorado, el 7%, 8%, 10% que haya, que lo administre y trate que no se les vaya más gente. Nosotros vamos en busca de los que no han votado al Partido Colorado en las últimas elecciones", agregó en esa oportunidad.

El diputado está detrás de un nicho de mercado electoral desaparecido de los colorados hace mucho tiempo, que ha dejado de ser el partido catch all de otros tiempos en la que en el espectro partidario estaban la izquierda radical de Julio C. Grauert o Domingo Arena junto a los “chivos negros” del coloradismo independiente de Manini Rios, por ejemplo. O, en la década del sesenta de los senadores Zelmar Michellini y Alba Roballo (luego fundadores del Frente Amplio) con las posturas más conservadoras del Gral. Gestido y Jorge Pacheco Areco, pasando por los comunistas chapa 15 de Luis Batlle denunciados por El Debate de Luis A. De Herrera.  Más recientemente el posicionamiento de la Corriente Batllista Independiente de Manuel Flores Silva o el Partido Por el Gobierno del Pueblo de Hugo Batalla.  De manera que es posible pensar en la aparente contradicción de cobijar bajo un mismo manto a la izquierda republicana no marxista con la derecha liberal conservadora. En ningún caso posiciones vergonzantes ni estigmatizadas.

Pero en el caso del diputado Amado hay un tema de credibilidad, de verosimilitud en cuanto a sus credenciales izquierdistas. El diputado Amado armó una estrategia y planificación desde cero,  pues no tiene tradición de izquierda, ni por asomo en su trayectoria se había mostrado afín a tales ideas. Se inició en el Foro Batllista de Julio M. Sanguinetti y luego fue fundador de Vamos Uruguay con Pedro Bordaberry, este último a quien señala como su principal adversario político a derrotar en la interna partidaria. Fue rebelde si,  pero en temas de organización y alianzas políticas, muy crítico del Partido Nacional y contrario a cualquier experimento electoral con ellos a través del Partido de la Concertación Nacional.  Entonces, desde ayer,  devenido concretamente en izquierda republicana-batllista ortodoxa por la pura razón de oportunismo político, todos los demás espacios colorados están ocupados. 

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades