la prensa google

| Editorial

Las exportaciones cárnicas, su realidad y perspectivas

Uruguay es la 94º mayor economía de exportación en el mundo y la economía más compleja, por lo que se ubica el puesto Nº 51 de acuerdo con el Índice de Complejidad Económica (ECI). En 2015, Uruguay exportó $ 8,24 miles de millones e importó $ 9,9 miles de millones, dando como resultado un saldo comercial negativo de $ 1,69 miles de millones. En 2015 el PIB de Uruguay fue de $ 53,4 miles de millones y su PIB per cápita fue de $ 21,2 miles. Los principales destinos de las exportaciones de Uruguay son China, Brasil, Estados Unidos , la Comunidad Económica Europea y Argentina.

Uno de principales productos de exportación tradicional, ha sido y es, la carne vacuna. Se logró en años pasados, el récord de haber exportado más carne que Argentina, pero menos que Brasil, que por otro lado, es uno de los principales compradores de las carnes uruguayas. Ahora se supo, que las carnes uruguayas han logrado menor precio que las carnes brasileñas en promedio. La razón; es que presuntamente frigorífico uruguayos, en su mayoría – por no decir todos - propiedad de multinacionales brasileñas.

Extranjerización de una industria que se dio durante la década de gobiernos de la izquierda populista, contrariamente a su argumento histórico de defender la soberanía económica. Pero la sorpresa mayor, podría derivar que según se ha denunciado y se está investigando, Brasil, compró a Uruguay, mucha carne vacuna, que habría sido reexportada a países consumidores, como carne brasileña, a mayor precio, que la pagada por los importadores brasileños a los frigoríficos uruguayos. Maniobra que afectó en su rentabilidad, a los productores, es decir los odiados estancieros por el “poder popular”. Todo esto que se está investigando, habría saltado en medio del escándalo de corrupción y adulteraciones de las certificaciones de carne vacuna y aviar que vive Brasil y que se exportaba a mercados clave como China y la Unión Europea, entre otros.

Los beneficios a causa de los escándalos de corrupción en Brasil, que lo han llevado a la peor crisis económica de su historia, al dejar a la luz, negociados diversos, así tendría un inesperado soporte en nuestro país. Si bien ello, nos habría perjudicado, ahora se especula que podría en el corto plazo, favorecer al Uruguay especialmente en materia de exportaciones cárnicas. Mercados que atendía Brasil, algunos de ellos, importantes como China, y la Unión Europea, donde van los cortes de mayor valor, podrían requerir más carne de Uruguay con el consiguiente beneficio. Se debe atender, que en los últimos años, la carne bovina brasileña y las menudencias lograron desplazar a los productos uruguayos, causando caídas fuertes en los negocios.

Toda esta situación, que explotó al final de la pasada semana, se debe al resultado de una investigación policial que destapó que un importante numero de inspectores sanitarios, recibían sobornos de los frigoríficos para autorizar la venta de alimentos no aptos para el consumo. Más de 30 personas han sido detenidas y al menos tres frigoríficos fueron clausurados. En el escándalo están involucrados dos grandes holdings de la carne: BRF (en el segmento de la carne aviar y perteneciente al grupo multinacional del mismo nombre) y JBS S.A. (multinacional con un frigorífico en Uruguay) que es el mayor productor mundial de proteínas de origen animal.

Por ello, Uruguay se podría ver beneficiado, dada la reconocida aplicación e implementación de normas como la trazabilidad ganadera, así como mecanismos de control y fiscalización seguros que garantizan la sanidad de la carne uruguaya.

Brasil le vende carne vacuna a más de cien países, y el año pasado estas sumaron unos US$ 4.300 millones, siendo sus principales mercados: China, Egipto, Rusia, Irán, Chile, Italia, Holanda, Venezuela y Arabia Saudita. Muchos de esos países, que ya han comprado carne uruguaya, podrían volver a comprar al país, esperemos que a mejor precio que los que pagaron en el pasado cercana.

Ojala se dé, para la carne ayudar a mejorar la economía del país, afectada por manejos con olor a corrupción y gasto estatal, desmedido y sin control. Algo que ojala se pare, aunque es difícil, con quienes están dirigiendo el país, que han demostrado un apetito voraz por el acomodo. A los hechos, nos remitimos.

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades