la prensa google


¿Ahora quien le pagará el whisky al Senador De León?

columna VinciPor Leonardo Vinci
Un manto de vergüenza envuelve al senador De León ante el lapidario fallo del Tribunal de Ética del Frente Amplio. Habiendo sido investigado, argumentó que no era empleado público cuando actuó en ALUR, sin embargo, el Tribunal entendió que ese hecho “…no puede aminorar el deber ético de rigor en la preservación del patrimonio público.”

Este individuo pagaba todos sus gastos,- mientras viajaba alegremente por el mundo,- con la tarjeta corporativa en su poder, quedándose con el dinero de los viáticos que se le entregaban para atender “lo necesario para el sustento de quien hace un viaje”, de acuerdo con el diccionario de la RAE.

Quienes examinaron su comportamiento entendieron que “cargar los gastos a una tarjeta corporativa era improcedente”.

Llevando una vida propia de un jeque árabe,- incluso mientras disfrutaba de sus licencias,- continuaba abonando cuentas en lujosos y caros restaurantes con la tarjeta de crédito.

Anteriormente, el dictamen del Fiscal que estudió estos asuntos estableció que “los ejemplos demuestran un uso claramente indebido de la tarjeta” y que De León había “incurrido en conductas contrarias al principio de probidad en la función pública” y en “una despreocupada administración de dineros (…) públicos”.

Y ahora, en su fuerza política encuentran que “a juicio del Tribunal, los hechos examinados comprometen seriamente la responsabilidad ética y política del compañero De León porque en ellos se configuran múltiples actos indebidos en perjuicio de su empresa y del interés y patrimonio públicos.”

El “vivillo" personaje que fue inmortalizado en una fotografía posando en un lujoso avión junto a una costosa y añeja botella de whisky escocés, gustaba alojarse en importantes hoteles.

Pernoctó, entre otros, en el NH de Alcalá y Victoria 4 de Madrid; en el Nacional y el Copacabana de Cuba; en el Pirassu Othon Suites de San Pablo; el San Miguel Plaza de Puerto Rico; el Luxury de Venezuela; el Aranzazu Hotel de Bilbao; el Terranova de Panamá y en los hoteles argentinos NH City, Columbia Palace, Los Silos, Carsson, Altos de la Villa y NH 9 de Julio, gastando miles de dólares.

Sus viajes en avión se cuentan por decenas y la lista de facturas en afamados restaurantes parece interminable.

¿Cómo es posible que estos siniestros personajes llegaran al Parlamento de la República?

¿Cómo es posible que el Frente Amplio permita que individuos de esta calaña permanezcan en el Senado de la Nación?

Prolongando esa larga agonía sólo logran un fuerte rechazo popular.

No pueden seguir barriendo bajo la alfombra.

En algún momento tendrán que limpiar la casa.

 

Banner
Banner
Banner
Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades