la prensa google


El último gobierno convencional

mi ricardo lombardo nuevaPor Ricardo J. Lombardo.
La compra del avión presidencial es la gota que desborda el vaso. El Presidente de la República, que es en quien más confía la ciudadanía para que la cuide, la oriente y le garantice los valores éticos de la conducción gubernamental, incurrió en un atroz atropello a las instituciones. Quería comprar un avión. El órgano de contralor de la legalidad de los gastos del Estado, sus servicios jurídicos y la mayor parte de los ministros del Tribunal de Cuentas, le dijeron que no podía hacerlo según las normas vigentes. Y lo resolvió de la peor manera: jubiló a uno de los miembros que habían votado en contra, sustituyéndolo por otro integrante que le permitió conseguir la mayoría en el Tribunal, a pesar de que los informes jurídicos siguen opinando en contrario.

Vergonzoso. Porque además es una perla más en un extenso collar de falsedades. Desde el título universitario de su Vicepresidente hasta el más mínimo detalle, suenan cada vez más a ocultamiento, a tomadura de pelo. El Ministro de Ganadería y Agricultura fue acusado de beneficiarse de un crédito que otorga ese mismo ministerio por ser arrocero. En realidad no parecen surgir implicaciones deshonestas de ese hecho, ya que se trata de un préstamo que se le otorga a todos los productores del rubro y Aguerre lo ha sido desde hace 15 años. Además, si no aceptara el crédito, el mismo se perdería porque es un derecho que le asiste sea o no Ministro.

Pero el Ing. Aguerre se sobresaltó por las acusaciones que estaba recibiendo y decidió salir a la opinión pública a aclarar todo, y lo hizo por cierto. Lo grave de este episodio es que en la presentación pública Aguerre confesó que el Presidente de la República le aconsejó que no saliera a los medios a aclarar nada. Por suerte lo desoyó y hoy se ganó nuestro respeto.

Pero la “política del silencio” del Presidente sorprende, alarma y agravia. Aún más, representa el fin de una etapa. Donde los gobiernos populistas, apoyados en una hegemonía cultural al estilo gramsciano, se han sentido con derecho a ocultarnos la mayor parte de las cosas. A no explicarnos el verdadero alcance de sus acciones o decisiones. A envolvernos en un chamuyo cantinflesco como lo hacía Mujica o en un silencio palaciego, como lo hace Vázquez.

No entienden que su tiempo se está acabando. Que la posibilidad del Big Data todo lo cambia, todo lo transparenta. Y nos alcanza a todos. Para conocer nuestros pensamientos y nuestros sentimientos, pero también para saber de qué se trata lo que hace el gobierno, hasta el último detalle. Algunos creen que la abundancia de información y hasta la pérdida de intimidad que significan las nuevas tecnologías, es una forma de desnudarnos en público. Otros creemos que es el instrumento revolucionario que las repúblicas estaban necesitando para asegurar su transparencia y la participación ciudadana de todas las formas posibles.

Los lectores de este muro conocen mi posición respecto a Trump. Me resulta un personaje digno de rechazo. Pero debe reconocerse que ganó las elecciones de una manera no convencional y empezó a gobernar de esa forma que descoloca. Es que utiliza el Big Data como nadie lo ha hecho. Se dirige directamente a sus electores, a quienes lo apoyaron, a quienes creyeron en su mensaje o quienes en realidad le ayudaron a elaborar su mensaje, con un nuevo paradigma de información. La prensa convencional, la sabiduría convencional, se opone a él fervientemente, con manifestaciones en todo el mundo. Pero a la primera semana de su mandato, casi la mitad de los norteamericanos lo apoyaban. Parece existir otro plano, difícil de percibir para la mayoría, en el cual transcurren las comunicaciones: el de las nuevas tecnologías de la información. Invisible, silencioso, pero profundamente transparente, efectivo y representativo de la voluntad de la gente.

El estilo sigiloso y encubridor del actual gobierno uruguayo, se está transformando en una pieza de museo. Habrá que entender las nuevas realidades y adaptarse a ellas, para sostener nuestros valores de siempre: la república y la libertad. Es más, quizás hoy disponemos del instrumental tecnológico e institucional que nos permitirá subir varios escalones en su perfeccionamiento.

El Partido Colorado tiene una oportunidad única. De las ruinas de sus viejos estilos, puede construir la nave que lo conduzca en una nueva era de cercanía con el pueblo y a través de ella a la posibilidad de desarrollar gobiernos modernos. No se trata de volver al pasado ni caer en esa conexión perversa de los populistas o de los sindicatos devenidos en amarillos, que usan al pueblo en beneficio propio. Sino una nueva forma de acción ciudadana, de conocimiento de la gente, de comprensión de sus pensamientos y sus sentimientos, para actuar en consecuencia.

Si no lo hacemos nosotros, republicanos, liberales y defensores de la equidad, lo harán otros, populistas, autoritarios y recurrentes en sigilosos ocultamientos de la verdad. Esa es la batalla que subyace en las opciones políticas de hoy, más que las campañas electorales anticipadas en el vacío.

 

Comentar...

Ante la reiterada y comprobada utilización en la pagina web de LA PRENSA de determinados participantes, en los espacios de comentarios, de expresiones groseras, agraviantes, que lejos están de contribuir a un debate de ideas o posiciones con educación, respeto y altura; la Dirección de este diario decidió borrar en forma masiva, todos los comentarios que pertenezcan a una misma dirección IP, sin importar el seudónimo con que firma, cuando al menos un comentario desde esa IP sea a consideración de esta dirección inapropiado.
Lamentamos tener que adoptar esta antipática medida, pero el triste comportamiento y nivel de algunos comentaristas, no nos dejan otra opción.
Si bien se venia realizando un filtro de malas palabras, muchos comentaristas, lograron sortear esos controles, lo que nos lleva a tomar esta medida extrema.
Exhortamos a los internautas que visitan nuestra pagina, que se apeguen a las buenas y lógicas normas de comportamiento, con tolerancia, respeto y liberta de expresión, como es deseable en toda sociedad.

Código de seguridad
Refescar


Banner
Banner
Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades