ImprimirImprimir


| La esperanza es lo último que se pierde

Al cuidado de su madre un paciente despertó de un coma de 12 años

mi mundopacienteLa anciana Wei Mingying ha cuidado a su hijo Wang Shubao durante más de una década y ha invertido todos sus ahorros en los gastos médicos, incluso asumiendo una deuda de US$ 17.000. El hombre quedó cuadriplégico después de sufrir un violento accidente de tránsito acaecido en 2006 que, además, lo dejó en ese profundo coma de 12 años. Para ese entonces tenía 36 años.

A pesar de que su hijo no iba a despertar del coma, ella nunca perdió las esperanzas. Su rutina de 12 años comienza todos los días a las 5 de la mañana para bañar, alimentar y estimular muscularmente el cuerpo de Wang, esto último con el fin de que no se le atrofien sus extremidades ni músculos. Dado que él permanece acostado en todo momento, ella le coloca algunos medicamentos cutáneos para evitar llagas y heridas.

Hace solo unos días, se produjo lo que para ella es casi un milagro: su hijo despertó del profundo letargo que lo mantenía como dormitando por años. Un buen día de octubre abrió los ojos y le sonrió a ella, lo que despertó la esperanzas en el corazón de esta anciana. “Estoy muy contenta, espero que se recupere pronto.