la prensa google

| No está legislado en Uruguay

Porno de Venganza o Sexting el caso de Rodrigo Romano

mi nacioromanoEl relator Rodrigo Romano sufrió en las últimas semanas la viralización de un video de corte íntimo -que Romano había enviado a su entonces pareja- que circuló ampliamente en las redes. Si bien la mujer dijo que ella no fue la responsable de divulgar el video, podría enfrentar cargos en la Justicia si se logra determinar que su conducta es sancionable penalmente.

El caso de Romano se enmarca dentro de lo que se conoce como "porno de venganza", consistente en la difusión de material íntimo de una persona, sin su consentimiento, por parte de otra con quien mantuvo una relación de confianza. Casos similares a los de Rodrigo Romano se denuncian todos los meses en la Justicia, aunque este episodio se volvió emblemático y muy difundido debido a la popularidad de la víctima.

Sin embargo, en Uruguay no existen aún herramientas penales para castigar específicamente este accionar.

Abogados señalaron que se hace cada vez más necesario legislar al respecto, porque los casos de "porno de venganza" solo tienen responsabilidad penal si están acompañados de alguna conducta que pueda ser tipificada. Algo que no siempre ocurre.

Por ejemplo, en el caso de Rodrigo Romano, si se llevan adelante acciones legales, es necesario probar que hubo extorsión u otro delito. No basta con la sola difusión del video, si se llegara a probar que fue realizada por su ex pareja.

El abogado Gúmer Pérez dijo que en Uruguay no está prevista una legislación que atienda este delito específico o el sexting (el envío de imágenes o mensajes sexuales por vía electrónica). "La pornovenganza es si alguien viola mi intimidad sin mi consentimiento y en el marco de una relación íntima. Lo que se afecta es el consentimiento. Es como abusar de mi confianza y abrir el mail", explicó Pérez, al detallar qué define a este delito.

Su colega Ignacio Durán coincide en que, hoy en día, "desde el punto de vista legal difundir un video no es una conducta reprochable jurídicamente", aunque sí pueda serlo éticamente. "Si yo tengo un video de mi pareja y lo viralizo, podré ganarme el odio eterno pero no puedo llevar el caso a un juzgado penal, o al menos no tendré éxito", dijo. Sin embargo, apuntó que muchas veces, acompañando a estos videos, hay mensajes que pueden ser extorsivos, y ahí sí se puede entrar en la figura de extorsión o violencia privada.

 

Banner
Banner
Home   |   Política   |   Policiales   |   Locales   |   Editorial   |   Nacionales   |   Rurales   |   Sociedad   |   Deportes   |   Mundo   |   Variedades