La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Se dio un pasillo de honor donde Manchester City reconoció al Liverpool como el nuevo campeón de la Premier League. Pero en el campo de juego, desde el minuto cero, el conjunto ciudadano lo pasó por arriba al equipo de Jurgen Klopp.

Como le gusta a Pep Guardiola: su equipo se adueñó de la posesión de la pelota, presionó en la en la mitad de la cancha y no paró de generar situaciones. Además, un punto importante para conseguir esto fue que la rompió Kevin De Bruyne.

Raheem Sterling se metió en el área del Liverpool, Joseph Gómez lo agarró, provocó que se caiga y el árbitro Anthony Taylor cobró penal. De Bruyne se encargó de cambiarlo por gol a los 25'.

Manchester City siguió respetando su libreto a raja tabla, Liverpool nunca le encontró la vuelta al partido. Para peor, el City llegaba y no perdonaba. Después de una buena combinación entre Phill Foden y Sterling, éste último quedó mano a mano con Alisson Becker para marcar el 2-0 a los 35'.

Liverpool deseaba que se terminara lo más rápido posible ese primer tiempo. Sin embargo, tuvo un golpe más. Foden agarró la pelota, se la dio a De Bruyne, quien le devolvió una estupenda pared para entrar en el área y establecer el 3-0 a los 45'. Golpazo y juego liquidado.

En el complemento, City no fue tan dominante y Liverpool quiso lograr descontar. Algo que nunca pudo conseguir, aunque contó con algunas oportunidades.

Hubo tiempo para que los locales marcaran un gol más: Sterling remató y Alex Oxlade-Chamberlain la terminó metiendo en su propio arco para decretar el 4-0 final a los 66'. Con este triunfo el Manchester City se pudo sacar las ganas de ganarle al mejor equipo de esta Premier League y quedó a 20 puntos. Liverpool sumó su segunda caída en el certamen.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Consultorio Radiologico - banner
Requiem Servicio Funebre
Agencias 9,10,11
Ranking