La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

La situación que algunos dirigentes políticos de la oposición, denunció la Rendición de Cuentas  del año 2019  de la Intendencia, con déficit acumulado de 1.555 millones de pesos, no sorprende. Porque ya desde mediados del año pasado, su situación económica-financiera se venía complicando y se agravó notoriamente con la pandemia y la caída libre de la recaudación.

Ante este escenario, consideran que si se suman los seis meses ya transcurridos de este 2020, seguramente se comprobaría que el déficit- endeudamiento, que el gobierno departamental posee, ya estaría superando los 2.000 millones de pesos. Sin sumar el último crédito de 98 millones de pesos, acordado con el banco UVBB. Por todo ello, se entiende que el gobierno departamental esta técnicamente fundido.

Mientras desde el Partido Colorado, Partido Nacional y los restantes sectores opositores se argumenta, que todo ello, es consecuencia de lo mal que se gestionó  por el  Intendente Andrés Lima, restando responsabilidades a su sucesor, el Intendente Alejandro Noboa, a quien se entiende, se le dejó una herencia maldita, con una Intendencia que en lo económico y financiero, ya estaba muy complicada.

No olvidarse del pasado….

Mientras tanto, desde el oficialismo de izquierda, se señala que la administración Lima, si bien “tuvo sus errores” recordaron que Coutinho, dejó un  un endeudamiento y notorio desequilibrio que llevo a tomar el endeudamiento de 1.100 millones de pesos, que determinó que todos los meses de enero de cada año, la Intendencia de Salto, pagara cuotas de ese fideicomiso de 94 millones de pesos. Algo que con la caída de la actividad a nivel de todo el país y que se desarrolló fuertemente durante este ultimo quinquenio en Salto, llevara a una situación muy complicada. A ello, se le sumó lo de la pandemia y el fuerte paro de actividades, lo que afecto la cadena de pagos.

Por su  parte en el “recuerdo” de malas herencias, también cae Fonticiella, citado por dirigentes del Partido Colorado,  especialmente de Vamos Salto, en un tema que hacen su aporte, sus tres candidatos aspirantes a ocupar el despacho que hoy ocupa el Intendente Noboa.

Desde el Partido  Nacional, se aprovecha este pase de facturas de frentistas y colorados, destacando pragmatismo para una futura Intendencia blanca y destacan su posición de privilegio con un gobierno nacional  con presidente de raíz común. Es notorio que  Albisu tiene llegada directa, por su  amistad personal y apoyo desde que Lacalle Pou, hace más de una década, iniciaba su transitar con el objetivo de llegar a la presidencia de la república.

La propuesta de Soledad y la adhesión a Intendencia con “Políticas  de Estado

Tras análisis de cúpulas de dirigentes,  todos los candidatos de  la oposición y del propio FA, aparecen alineados con acordar y alentar, gane quien gane, una gestión con “Políticas de Estado” para así iniciar un proceso de recuperación económica y eficiencia  de gestión y obras que Salto necesita, para salir de esta situación de crisis que todos coinciden en calificar de “histórica” . Vale para hacer justicia y valorar, que esta idea nació en la Contadora Soledad Marazzano, que haciendo honor a su nombre de pila, fue quien inicio el camino de plantear esta idea, visitando a todo  la dirigencia opositora y ante la propia Mesa del FA. La propuesta , apunta a aplicar políticas de reestructura municipal, funcional y de obras, acordadas y a desarrollar durante varios gobiernos, sean del signo que sean.  Una propuesta ambiciosa y comprometedora. Por eso, ya se habla de un ajuste e impronta a determinar. Ergo,  habrá que hablar y comprometer muchísimo. Y nadie quiere dar  ventajas.

En la volteada cae hasta el sindicalismo municipal

Hay dirigentes y candidatos a la Intendencia, que en círculos de “mesas chicas” de la dirigencia de todos los partidos,  se habla de que hay que frenar a un sindicalismo  municipal que exige y exige y que en lo laboral, cada día muestra menor productividad y responsabilidad en su tarea. Por ejemplo, en este presente tan complicado, hablar y exigir calificación funcional, con ascenso y por ende mejoras  salariales, es improcedente, por la situación que se vive y que costara años superar. También, se señala, que cuando a nivel político se acordaría reducir el sueldo del Intendente y por ende del  secretario general del nuevo gobierno municipal y reducir los cargos de confianza política, que también son por lo general de alto costo.  Se entiende que primero, se plantean estas inquietudes en el año donde se habrá de realizar la contienda electoral, lo que  genera una presión por un lado y le da al partido que gobierna, una ventaja, ya que con la promesa de calificación y mejoras salariales, se apunta a ganar apoyo dentro del funcionariado municipal.

Al cual, por otra parte, todos apuntan a que habrá que reducir en su número, por lo que de cada tres vacantes generadas por retiros, jubilaciones, solo se llenaría uno si es realmente necesario. Como se ve, todo apunta a un clima de ajuste y de mayores exigencias,  asumiendo una realidad: que de populismo y voluntarismo, el departamento y el país, ya no soporta ni desea.

Comentarios

0 # CARLONCHO 03-07-2020 06:23
ELOCUENTE NOTA QUE DESARROLLA LA HISTORIA DE LAS ADMINISTRACIONES MUNICIPALES.-
PERO ESTO NO SE ARREGLA QUE DE 3 VACANTES SE CUBRE 1.-
ESTO SE ARREGLA CON EL EMPLEO QUE GENERE EL CAPITAL PRIVADO.-AL QUE LOS "NABITOS" LO LLAMAN DE DERECHA.-
TAMBIEN LOS INTENDENTES DEBEN COMPROMETERSE QUE LOS CARGOS POLITICOS DE ASESORES "E INDA MAI" NO PUEDEN QUEDAR PRESUPUESTADOS PARA EL PROXIMO PERIODO.-
SITUACION QUE SUCEDE EN TODOS LOS ENTES PUBLICOS E INTERNACIONALES DONDE EL PUEBLO PAGA LOS SUELDOS,DURANTE Y DESPUES,PAGA SIEMPRE.-

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Consultorio Radiologico - banner
Requiem Servicio Funebre
Agencias 9,10,11
Ranking