La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Las causas históricas que motivan al Partido Colorado están por encima de cualquier circunstancia. Y desde ellas el Partido continuará haciendo su aporte al gobierno de coalición, con firmeza y convicción. Sin duda ha sido sorpresiva la renuncia a la actividad política del economista Ernesto Talvi.

El lunes, en el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Colorado, hubo ese unánime sentimiento de sorpresa y otro, aun mayor, de pesar. Fue nuestro candidato a la Presidencia luego de conquistar la mayoría en las urnas de las internas; traía al Partido los antecedentes de una vida de estudio y difusión de los problemas económicos y sociales de la región y el país y ofrecía un recambio no tanto generacional como de estilo.

El Partido Colorado se posicionó como la segunda fuerza en una eventual coalición que, desde mayo de 2018, veníamos preconizando con entusiasmo y fe. Ella se formalizó y electoralmente fue un éxito: se quebró una hegemonía de 15 años del Frente Amplio, ofreciéndose una alternativa clara en torno a un programa acordado entre cinco partidos. Nuestra contribución fue decisiva y así se reconoció para integrar el gabinete ministerial: los Ministerios de Relaciones Exteriores, de Turismo y Agricultura; las Subsecretarías de Industrias, Vivienda y Relaciones. La presencia del Partido, sin embargo, fue más allá, porque notoriamente el Director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, economista Isaac Alfie, y el Presidente de Antel, ingeniero Gabriel Gurméndez, en este caso para resolver una vacancia sorpresiva, más allá de cualquier representación política son figuras relevantes del Partido Colorado. Sin olvidar que la Presidencia del Codicen también la ocupa una figura partidaria, el Dr. Robert Silva, enfrentada a uno de los desafíos mayores de nuestra sociedad.

Miremos hacia atrás por un instante. Allá por abril, mayo, del 2018, ¿qué candidatos teníamos los colorados? Ninguno. ¿Qué liderazgos a la vista? Tampoco ninguno. Se hablaba de Talvi como una posibilidad pero estaba lejos de concretarse. ¿Qué nos decían las encuestas? Que el Partido Colorado estaba en un 6 o 7%. Es así que, en mayo, salimos con "Batllistas" a retemplar el ánimo partidario e instalar la idea de la coalición, a partir de una recordada reunión con los líderes blancos, Lacalle Pou y Larrañaga. Poco después salió "Ciudadanos" y el Partido en la elección interna alcanzó un 13%. A partir de allí, se creció vigorosamente y hubo momento en que las encuestas lo ubicaban entre un 19% y un 22%. Por diversas circunstancias, al final, los resultados no fueron los deseables, pero el 12% permitió alcanzar cuatro bancas al Senado, dos por cada sector, y una cantidad proporcional de diputados. No dudamos que de esos lugares, o de la acción pública, emergerán liderazgos y candidaturas.

Los liderazgos no se decretan. Nacen de la vida política, espontáneamente. El Partido Colorado tiene liderazgos institucionales y parlamentarios, liderazgos políticos e intelectuales. Sin duda, el alejamiento que hoy nos sacude deja un espacio que se irá ocupando naturalmente. Dentro de dos o tres años vendrá el tiempo de las candidaturas. Hoy el desafío es seguir contribuyendo con todo nuestro esfuerzo a la coalición que integramos y aportarle a ella ese espíritu colorado y batllista que nos define.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Andrés Lima Intendente
Blardoni Intendente
Consultorio Radiologico - banner
Requiem Servicio Funebre
Agencias 9,10,11
Ranking