La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

La administración frentista de Salto 2015-2020 fue un desastre completo.

No hubo obras notorias, y lo que se hizo fue en malas condiciones, ningún plan concreto llevado a cabo, no tuvo presupuesto quinquenal propio, se pelearon con todo el mundo, con los propios y ajenos, con los  ediles oficialistas y perdieron la mayoría en la Junta Departamental, el intendente rompió relaciones con Danilo Astori, luego hizo lo propio con Raúl Sendic, para terminar con el Partido Comunista, pasó de largo una fila interminable de miembros del gabinete municipal, la barra de amigos fue rotatoria, echaron a 250 funcionarios designados por Coutinho pero contrataron otros 400 designados por Lima, y hasta ahora Alejandro Noboa, el intendente en funciones, sigue contratando personal en el ya pesado e inviable planillado de trabajadores de la intendencia. La nota de la gestión Lima es francamente deficitaria, para peor la Rendición de Cuentas 2019 arrojó resultados nefastos, y lo que resta del 2020 será aún peor. La deuda con los proveedores es millonaria e impagable, en gran medida en default, lo de ANCAP es solo un ejemplo y no necesariamente de los peores. Y como si faltara poco, el Frente Amplio perdió el gobierno nacional, es la Coalición Multicolor la que está ahora a cargo de los destinos del país y de la mano del presidente Luis Lacalle. Los frentistas locales ya no cuentan con la locomotora de la estructura del poder montevideano, cuya fuerza de influencia cambió de manos. Ahora son los blancos en particular y los multicolores en general los que están al mando y reparten las cartas en todo el país, incluido nuestro departamento. ¿Cómo imaginar positivamente a Lima en la capital de la república en medio del poder multicolor? ¿Qué capacidad de influencia tendría el intendente Lima para sensibilizar a ministros blancos, colorados, cabildantes e independientes, que liberen recursos para Salto y provean de obras públicas de calidad para la región? Para colmo, en todos lados no paran de calificar a la Coalición Gobernante como los representantes de la derecha cruel y fascista, regresiva de los derechos ganados, la aristocracia autoritaria y militarista, cómplices de capitalismo e imperialismo internacional, lo peor de lo peor…Lo dicen precisamente en el programa de gobierno para Montevideo, con todas las letras hacen un llamado para atajar los embates de la derecha en el poder. Y en Salto no lo escriben, pero lo piensan así y lo dicen a plena voz. Y esta gente, entonces, ¿tendría a su favor a los mejores socios nacionales para salir del entuerto en el que estamos metidos, no solo la intendencia sino el departamento todo?

No puedo creer que el Frente Amplio tenga chance de ganar las próximas elecciones departamentales. No me cierran ni las explicaciones ni los números. Además, parto de la base que Andrés Lima ni siquiera mantiene los 22 mil votos que tuvo en las departamentales pasadas, y para muestra basta el botón de los votos obtenidos por las últimas candidaturas oficiales para las internas y nacionales de 2019. ¡Alguien quiere osar decirme que la otra candidata del oficialismo frentista, la Cra. Soledad Marazzano, tiene los veinte mil votos o más que tuvieron Ramón Soto y Ramón Fonticiella en 2015! A mí no me dan los números por ningún lado, pero, desde luego puedo equivocarme,  una impresión equivocada la mía... Yo creo que Lima, producto de su pésima gestión de gobierno tiene menos votos que nunca, pero que son muchos igual. Es el candidato oficial, fue el intendente del período, más de veinte listas en la cancha, de color y ruido por supuesto, hay mucho e impresiona, pero hay que verlos transformados en votos suficientes en las urnas. Y, por otro lado, la Cra. Marazzano no compensa en nada el costo electoral sufrido por la gestión limista. En algún sentido se vive en el Frente Amplio lo que se vivió en el Partido Colorado en la pasada elección departamental. Germán Coutinho abrumadoramente mayoritario frente a la candidatura testimonial de la Ing. Roxana González de la Lista 1. Así le fue el resultado final del lema. Ahora el drama es al revés. El ex intendente Lima es una porción enorme del electorado, aunque menos que antes, frente a la performance eventual de su compañera y socia Soledad Marazzano que nada tendría que ver con la de los Ramones en el pasado último. Y ¿entonces? ¿cómo podría ser que el Frente Amplio volviera a ganar las elecciones y Lima el próximo intendente de Salto?

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Andrés Lima Intendente
Blardoni Intendente
Consultorio Radiologico - banner
Requiem Servicio Funebre
Agencias 9,10,11
Ranking