La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

“Hasta cuando Catilina abusarás de nuestra paciencia” frase del senador Cicerón en el senado romano 63 aC revelando así la conspiración “catilinaria” para hacerse del poder absoluto. Lucio Sergio Catilina fue derrotado un año después y ha sido envilecido por distintos historiadores.

Esta historia muestra una vez más que el ansia de poder, ambición, autocracia, genera fobias inicialmente y juegos maniqueos de buenos y malos, conmigo o contra mi, y en la borrachera de poder, y la anomia o desorganización que vive la salud es fácil identificar este tipo de fenómeno con incongruencia dentro de las normas sociales, históricas, culturales y éticas.

¿Quién eres? ¿cómo llegaste? ¿con qué valores? Son las preguntas que preceden a la importante ¿qué has hecho? O lo que es peor ¿en qué te has distinguido? ¿serán estos fenómenos consecuencia de la corrupción? ¿los llamados “cargos de confianza “ son suficiente garantía de probidad? La respuesta es simple, NO.

El país ha adherido a instrumentos internacionales que integran el ordenamiento jurídico interno vinculados al combate del fraude y la corrupción administrativa así como la prevención de Conflictos de Interés. Efectivamente se ha legislado con la intención precisa de evitar que los intereses privados atenten contra los colectivos y afecten la actuación honesta de los servidores del estado. De hecho la reciente ley de Ética de la Función Pública (19823) es clara en esos aspectos aunque como su nombre indica es para la función pública; restaría hacerla extensiva a la atención privada que incluye aquellos servicios que el estado contrata como es la salud, o bien en los contratos de prestación se incluya como cláusula excluyente este aspecto o bien en las leyes que la reglamentan la salud privada con la misma claridad.

¿Qué se entiende por conflicto de intereses? Cuando un funcionario público o privado tiene suficiente interés personal y en base a ello ejerce sus funciones influenciado. Una cosa es el interés colectivo y otra cosa son las utilidades  particulares del funcionario , las que son priorizadas.

Ejemplos en salud abundan, están los directivos formales o “influyentes”, los integrantes de comisiones fiscales, que integran grupos económicos paralelos a las organizaciones, anónimas, SRL etc.- y no necesariamente cargos jerárquicos públicos, que desde la gestión de organizaciones públicas o privadas, y por sobre las normas ,ignoran tales incompatibilidades, e inclusive transfieren a familiares o amigos tales “ocupaciones” extras a través del nepotismo o custodia de acciones.

Nuestro país tiene una vasta legislación que intenta o bien impedir la generación de conflictos de interés o una vez constatados los mecanismos para erradicar el fenómeno. Más allá de lo jurídico existen para el caso pronunciamientos claros tanto del Colegio Médico como del Código de Ética médica que también constituyen leyes.

Por si fuera poco existen normas que provienen de tratados internacionales ratificados por la República como consecuencia de compromisos asumidos, además de la Constitución y normas de diferentes rangos, códigos, leyes especiales, decretos y reglamentos.

Próximamente se estructurará la Dirección General de Fiscalización, DIGEFI, que dependerá de la Dirección General de la Salud y contará a través de la ley de presupuesto con un el financiamiento adecuado para su cuerpo inspectivo, los profesionales necesarios en diversas materias, en tanto que la Junasa exigirá auditorías de alta calificación.

Tanto la Convención interamericana como la Convención de las Naciones unidas brindan al conflicto de interés una importancia relevante y prescriben que los estados miembros presten interés en prevenir conflictos de interés.

Es de esperar que las actitudes “catilinarias” sean debidamente acotadas en beneficio de la salud ,su calidad y financiamiento.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Consultorio Radiologico - banner
Requiem Servicio Funebre
LA PRENSA whatsapp
Agencias 9,10,11
Ranking