La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

El presidente del Sunca aclaró cómo será la “gran movilización” de febrero y sus motivos. “Lo que están sufriendo el conjunto de los trabajadores, incluso los jubilados y pensionistas, es una rebaja de sus ingresos, sin embargo se apunta a que no haya reclamos”, dijo Daniel Diverio.

Estamos en medio de una pandemia muy seria que llevó a solicitar medidas extremas a la población tales como cuarentenas, distanciamiento social, evitar aglomeraciones, limitación de fiestas y manifestaciones varias. Al criticar al gobierno el FA, el PIT-CNT y el SUNCA por su falta de capacidad y medidas para contener y sobrellevar la peste china, le retrucan con movilizaciones masivas por razones variopintas. La rebaja de los ingresos de trabajadores y jubilados es una opinión relativa que no justifica las medidas de movilización popular.

El Sunca emitió un comunicado que "el mundo sigue sufriendo las consecuencias sociales, económicas, ambientales y políticas de la agudización de la crisis estructural del capitalismo" y que "esas consecuencias, que implican concentración de la riqueza, desigualdad, millones de seres humanos mueren de hambre", entre otras, "fueron agravadas por la llegada de la pandemia".

El sindicato de la construcción no pierde las mañas en su lucha contra el capitalismo y la libertad. Insiste en planteos anacrónicos y apartados de la realidad cotidiana de los trabajadores. Solo se remite a frases hechas, consignas panfletarias, demagogia con dramas particulares y ajenos, generalización de problemas fuera de contexto.

Específicamente referido a la situación de Uruguay, el Sunca expresó que "han sido insuficientes y erradas las respuestas del Gobierno Nacional ante los impactos sanitarios, económicos y sociales de la pandemia". Allí se señala responsabilidad del gobierno en "el aumento de la desocupación, la suba de las tarifas públicas, el aumento de productos de la canasta básica, la rebaja salarial para los trabajadores públicos, el aumento para las jubilaciones y pasividades por debajo de la inflación".

Repiten como loros militantes consignas de barricada. El conjunto de la oposición ahora, gobierno antes, primero negó enfáticamente la realidad de pandemia alguna, hasta donó medicamentos y equipos de salud ¡a China! Luego todo fue discusión, desconfianza y piedras en el camino porque ellos eran mejores médicos, científicos, enfermeros, policías y autoridades que el nuevo gobierno asumido en marzo de 2020. Querían cuarentena total y estricta, además toque de queda con acción policial y militar. Después se quejaron de las herramientas habilitadas para que la policía pudiera dispersar aglomeraciones y por supuesto la demagogia del planteo de renta fija y universal. Un país pobre y en crisis ya había asumido seguros de paro especiales, rentas extraordinarias, refuerzo de asistencia alimentaria para la población vulnerable, tarifas congeladas por un período, no se podía hacer más, el Fondo del Coronavirus gastó hasta el momento más de U$S 600 millones de dólares.

"Estamos de acuerdo en que posiblemente no tendría que haber ningún tipo de movilización, pero de la otra parte, fundamentalmente del gobierno, no tendría que haber medidas que son antipopulares".

Las medidas del gobierno no son antipopulares sino la respuesta a la emergencia planteada por la pandemia y el curso normal de las políticas tarifarias. Los combustibles debieron subir por inflación y la cotización de dólar, más vale tarde que al principio o que nunca; además se congeló el precio del gas-oil productivo. La UTE subió la factura de luz pero tiene 37 mil cortes parados desde marzo del año pasado. La pérdida eventual del poder real de salarios públicos y privados, jubilaciones y pensiones, el aumento del desempleo son producto de la grave crisis que impactó sobre la economía uruguaya y de la que razonablemente se espera sobrellevar y levantar en breve. El presidente de la República dijo que se mantienen todas las expectativas del gobierno para el 2021. El MIDES se multiplica, el MTSS está a full, el BPS y el BROU también, el esfuerzo solidario y fraterno de las autoridades es tangible y concreto, ¡que se puede hacer más! siempre se puede, ¡que lo hecho es insuficiente! claro está, pero es lo que hay y de buena fe, es lo que permite el bolsillo de los uruguayos, es el producto del esfuerzo y sacrificio de los que aún trabajan, pagan impuestos y gastan de sus alcancías y cajas de ahorro, que se restringen en el consumo, que aprietan los dientes y salen adelante, los que dieron un paso atrás para prepararse para saltar dos para adelante, de los que creen en el país y no sueñan con revoluciones pasadas ni paraísos perdidos.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Anglo - Inscripciones abiertas 3
Requiem Servicio Funebre
Agencias 9,10,11
Ranking