La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Se ha impulsado a través de la Junta Departamental un viejo anhelo de muchos salteños, que desean darle un nuevo uso a la vieja planta potabilizadora de OSE, actualmente ocupada únicamente por oficinas administrativas, las que podrían funcionar en cualquier otro lugar. La inauguración de la moderna planta de OSE en nuestra ciudad, dejó en desuso las instalaciones de las viejas “Aguas Corrientes”, las que son consideradas como Patrimonio histórico de la Nación, al igual que el hermoso parque circundante en la Costanera Norte frente al Ayuí.

Algunos Curules visitaron el lugar, constatando la existencia de “muchos instrumentos y máquinas antiguas que podrían ser el inicio de un museo”, según lo expresó en el Plenario legislativo el Edil Gerardo Llobet, afirmando asimismo que “se cuenta con un parque hermoso, que se debería abrir al público, para el disfrute de todos los salteños y también turistas que llegan a nuestra ciudad.”

Si bien es cierto que existiría la voluntad en las jerarquías de OSE de abrir las puertas de la vieja usina para el público el día del patrimonio, en la actualidad- por absurdo que parezca- los funcionarios no permiten el ingreso de particulares a las instalaciones sin que presenten con anticipación una solicitud escrita en tal sentido.

Habiéndose discutido la idea a través de reuniones virtuales con prestigiosos arquitectos salteños- algunos de ellos radicados en el exterior- se ha puesto en conocimiento del Intendente el interés en que se modernice el complejo y se le dé otro uso.

Varias alternativas se manejan, las que necesitarían la cesión del predio por parte de la OSE a la Comuna para que ésta, directamente o por medio de concesiones a particulares, lleve adelante un ambicioso plan que- respetando la originalidad de las construcciones- ofrezca a los salteños y a los visitantes, un hermoso paseo y atractivas instalaciones.

Se ha pensado utilizar el parque como una gran apuesta pionera para la integración y la accesibilidad, ya que sería un espacio abierto a todo público, donde los niños con discapacidad pueden jugar, encontrarse y divertirse en un entorno seguro.

En Montevideo, se inauguró una plaza con estas características para cuya construcción contribuyó el Banco de Seguros del Estado, lo cual constituye un interesante antecedente que podría repetirse en Salto.

Una página electrónica de Sinaloa describe esta clase de proyectos, estableciendo que los parques urbanos han sido creados desde tiempos históricos para proporcionar servicios para aquellas personas que habitan en sus cercanías.

Estos lugares sirven de área recreativa para todas las personas que deseen usarlo, sin importar la clase social que tengan.

Actualmente, el concepto de parque público incluye principios como sustentabilidad ecológica, económica y social para el desarrollo de toda persona. Y debido a esto se les puede considerar espacios incluyentes y con usos recreativos de diversas actividades sociales.

Los espacios incluyentes son una respuesta a la necesidad que tienen nuestras comunidades sea cual sea el requerimiento necesario. Y de igual manera ayuda a ser cada vez más conscientes de una cultura que respete a la discapacidad.

Estamos ante una valiosa iniciativa que merece ser apoyada.

Seguiremos tratando el tema en próximas ediciones.

LA PRENSA whatsapp
Ranking

Contenido relacionado