La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

El intendente de Paysandú, Mario Díaz, llamó la atención al impacto que podría tener para el departamento la reducción de transferencias desde el gobierno nacional, que según lo adelantado por el equipo económico, tiene la mira puesta en esos recursos que se entregan a los gobiernos departamentales, y se pretende modificarlos a la baja en el próximo Presupuesto Nacional.

“Teniendo en cuenta que el conjunto de los gobiernos departamentales podrían perder una cifra similar a lo que se destina para el Fondo de Desarrollo del Interior (FDI), es decir 2.700 millones de pesos, en Paysandú la pérdida podría ser de unos 120 millones de pesos. Eso pone en peligro la capacidad de inversión en obras o servicios. Es algo muy grave”. Además “es claro que habrá una pérdida significativa de la recaudación tributaria departamental. Por poner un caso claro, la baja en la venta de vehículos 0 km tendrá un impacto grande el año que viene” en Patente de Rodados, destacó Díaz. La posición de la Intendencia de Paysandú, junto a las restantes del Frente Amplio, es que al menos se mantenga el monto transferido en 2019 por el 3.33% de los recursos nacionales actualizado por IPC.

Por lo pronto esta es la reacción primera de la Intendencia de Paysandú sobre este tema, tan sensible para las economías departamentales. Claro como siempre incide en unas más que a otras de acuerdo a la situación económica financiera y la composición de sus propios presupuestos, y sobre todo la incidencia de las remesas nacionales en el conjunto de la financiación presupuestal. Esta el caso de Salto que tiene una situación muy complicada y en esta agravada por la baja recaudación debido a la pandemia de coronavirus que estamos atravesando. Además, solo la recaudación local de impuestos no es suficiente para solventar los gastos de salarios y mantenimiento de la Intendencia.  Ya al día de hoy, se le hace muy difícil financiarse, a puras penas logró los dineros para sueldos y aguinaldos del mes de junio, la deuda con proveedores se hace insostenible y ya se produjo un bloque del suministro de productos por parte de ANCAP. Ya se incurrió en nuevos créditos en el orden de los 100 millones de pesos. En este marco los futuros cinco meses del gobierno en funciones será muy difícil de sobrellevar, pero el tema no termina ahí porque todo el peso de la responsabilidad económica pasará para el próximo intendente electo y asumido de Salto, sea del color que fuera.

Y, entonces, gran parte de las soluciones son del orden nacional, remesas mayores y prestamos internacionales, además probablemente de toda una restructura organizacional, con racionalización y rebaja de gastos generales. Este panorama, en términos generales, también puede complicarse en la medida de las reflexiones del intendente de Paysandú y la rebaja prevista en el futuro de las previstas remesas nacionales, por lo menos en términos generales. También en el vecino departamento se empezó a hablar de un nuevo Fideicomiso de 20 millones de dólares y a 20 años de plazo para pagar, toda una operativa financiera exactamente el doble de generosa que la obtenida por Salto oportunamente. El panorama no está fácil ni para el intendente Noboa ni para sus probables sucesores a partir de setiembre.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Consultorio Radiologico - banner
Requiem Servicio Funebre
Agencias 9,10,11
Ranking