La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Los años que pasan y los cambios que se van dando, casi sin darnos cuenta, dejando de lado algunos juegos que supimos disfrutar en su momento. Pero cuando hablamos y decimos que todo pasa tan rápido, que casi que no nos damos cuenta, es así, ya que algunos juegos fueron quedando relegados, para estar prendidos a otros, que nos regalan en un aparato chico, que generalmente lo hacemos solo. Estamos como antaño, donde para pasar el tiempo y cuando la soledad nos acompañaba, jugábamos al solitario. La vida que pasa y los cambios que llegan, algunos para quedarse, otros pasan tan rápido como el viento, pero dejan su marca.

EL GRITO DEL VALE CUATRO

Las cantinas, esas que hoy ya no están en muchos clubes deportivos, eran el lugar especial para juntarse los fines de semana y en una mesa sentarse a jugar un truco de cuatro o de seis, dependiendo la cantidad de personas.

Las cartas sobre la mesa y las piedras o maíz para llevar la pizarra, donde generalmente lo que llevaban la misma, eran lo que miraban la suya, como también la del rival, para que no se llevara algún punto de más.

El juego de naipes que además de la liga, también estaba aquellos que con un grito más alto, hacían pensar al rival, cuando le decían un real envido y enseguida llegaba la falta, que dependiendo los tantos, le podía decir “quiero” o optar por no darle. El que gritaba la falta respiraba tranquilo, ya que había corrido a su rival con 24 en mano y luego de eso, generalmente jugaba una mano, para luego pasar, para que no vieran los puntos que tenía.

Ni que hablar cuando se trenzaban en un truco, quiero retruco, quiero vale cuatro y al momento de tirar las cartas, uno veía cómo la mentira había quedado expuesta a la espadilla del rival.

Ni que hablar de aquellos que ligaban durante el juego, más de una flor, que era cuando las tres cartas eran del mismo palo.

Hoy es muy difícil ver alguna mesa con estos juegos y sobre todo, con parroquianos dispuestos a jugarlos.

CONGA

El juego de la Conga era más familiar y muchas veces se juntaban en alguna casa de algún vecino, para pasar las horas, con aquellos de cortes, reenganche, cuando se jugaba hasta 101, el que llegaba a esa cantidad, quedaba por el camino.

Este juego era armar juego de tres cartas o cuatro iguales y cortar generalmente con menos de 7 puntos en mano, pero también el que armaba la escalera, que era la conga, cuando las siete cartas eran seguidas, del mismo palo.

Se jugaba por algunos “vintenes” y también había que estar atentos al juego propio, como el de los rivales, para tratar de no irse muy rápido, sabiendo jugar con cartas chicas, aunque también las grandes, para armar su juego.

Esto también fue quedando de lado, llegaron otro programas y la conga fue quedando de lado.

CASIN

Las mesas de casín que se ubicaban en los bares, que hace algunos años atrás eran muchos y donde los parroquianos se juntaban para tomar una, pero además tomar el taco, la tiza, para jugar una partida. El juego podía ser uno contra uno o en pareja, donde se ubicaban los cinco palitos en el medio de la mesa, las tres bolas, una de cada color, o similares, con algún punto que marcaba la diferencia, para tratar de voltear con la bola rival la mayor cantidad, ya que en caso de hacerlo con la propia, eran puntos para el rival. Tratar de tirar los palitos quillas, que si caían todos, se sumaba buenos puntos y ni que hablar si también se hacía la carambola.

Para eso había que estar muy preparado y conocer la mesa de casín, sobre todo hasta manejaban la caída.

En su momento, las mesas estaban en cada cantina de los clubes y bares, donde los parroquianos además del juego, siempre estaba aquello de compartir un aperitivo.

Eso también fue quedando de lado y es difícil encontrar un lugar con una mesa de casín, con aquellos paños verdes, donde había que cuidar para no estragarlo, porque también habían algunos “chambones” que arrastraban en el tiro.

Ni que hablar aquellos que con su fuerza bruta, generalmente tiraban la bola fuera de la mesa y tratar de que la misma no se astillara.

Muchos son los juegos que porque han llegado otras herramientas que nos entretienen, claro que en forma más solitaria y ya no se comparten muchas cosas, que han sido parte de nuestras vidas.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Ranking

Contenido relacionado