La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

El cuartel  de Bomberos de nuestra ciudad, desde diciembre tiene a diario un intenso trajinar. Promedialmente están realizando entre 7 y 9 salidas diarias para controlar desde incendios de campo a fincas, estructura y vehículos, y  en accidentes de ruta, rescatando lesionados atrapados en sus vehículos. 

Todo ello sumado a que muchas veces como ha pasado, han debido recorrer 180 kilómetros para  trabajar en un incendio de campo registrado en  Tranqueras, con Bomberos que llegaron desde Rivera o cubrir otro foco en Pueblo Belén, o atender dos  incendios a la vez , como ha pasado, debiéndose tener en cuenta que el área bajo la responsabilidad del destacamento local es muy amplia.

Para cumplir con su tarea, posee dos camiones para incendios y una camioneta equipada para rápida respuesta, contándose, como se destacó por el Jefe del Destacamento de Salto, Comisario Matias Alsua, en acuerdo con el Comité Dptal. de Emergencia y la Intendencia de Salto, con camiones cisternas que le reaprovisionan de agua a los camiones, cuando ello es necesario. Todo con 7 o 8 funcionarios por turnos y 6 contratados por el verano, ademas del apoyo y colaboración de los Bomberos Voluntarios que se presentan y ayudan en los focos, cuando les avisan o  se presentan por cuenta propia, cuando toman conocimiento de un hecho, todo lo que se valora.

Conciencia ¿Existe más o menos?

Pese a que rige desde el 1º de diciembre hasta la segunda quincena de abril el Decreto 436 que prohíbe la realización de fuegos y quemas la proliferación de focos diarios, habla de que pese a las campañas de concientización, la respuesta por parte de la gente es de mediana o escasa responsabilidad.

Esto se  basa en que el 95% de los incendios que se generan por estos días, tiene su origen en una acción humana. Es decir  que esos focos  hubo: negligencia, imprudencia, inconsciencia, y un acto de desacato a la norma de no hacer fuego.

Por otro lado, si hay que destacar, que los focos no se han dado en zonas de paseos públicos, donde existen parrilleros, porque hasta ahora, quienes las usan, las utilizan respetando aquello de mantener bajo control el fuego y al retirarse se han preocupado por apagar todo vestigio de brasas y fuego.

Afección de grandes superficies

Cabe recordar y tener muy en cuenta que el fuego no controlado, puede afectar extensas superficies, produciendo grandes daños a la vegetación, fauna y suelo, con las consecuentes pérdidas ecológicas, económicas y sociales.

Cabe recordar que  no respetar el edicto del fuego, se trata de un delito que se pena con prisión, apuntándose en esos casos a castigar: la imprudencia, el descuido y la intencionalidad. En ese sentido, el artículo 206 del Código Penal determina que “el Incendio es un delito con una carga penal de entre 12 meses de prisión y 16 años de penitenciaría”. En esa misma línea, el artículo 2º de la Ley 15.896 establece que “Las multas se graduarán de acuerdo a su gravedad, entre 10 y 200 unidades reajustables” y el artículo 90 del Código Rural determina que el que hace quemazón de campos está obligado a la “reparación de todos los daños y perjuicios que ocasionare”.

Comentarios potenciados por CComment

Ranking

Titulares Diarios

Recibirás en tu correo electrónico las noticias más destacadas de cada día.

Podría Interesarte