La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Los jugosos "bifes" de carne vacuna son un lujo cada vez más privativo para la mayoría de los argentinos que han restringido de su dieta este alimento hasta hacer caer su consumo al mínimo en un siglo, reveló un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario. En Argentina, orgulloso de la calidad de su carne vacuna, el consumo promedio histórico de este alimento es de 72,9 kilos por año por habitante. La merma es el resultado del golpe al bolsillo de la inflación, que fue del 280% interanual a mayo último, y de la recesión económica con derrumbe generalizado de todas las actividades, según índices oficiales.

En la ciudad de Buenos Aires, la más rica del país, la tasa de indigencia -aquellos que no pueden comprar la canasta básica de alimentos- se duplicó de 8 a 16% en el primer trimestre de este año respecto a igual período del año pasado. La consecuencia es la migración de los consumidores hacia otros tipos de alimentos que aportan proteínas y son más económicos, como la carne de ave y de cerdo, según el informe.

Caída en el consumo de todas las carnes

Así y todo, también se ha registrado una caída de todas las carnes en conjunto. "El consumo total de carnes bovina, aviar y porcina en Argentina podría ubicarse en el año 2024 en torno a los 105,7 kg por habitante, lo que representa que cada habitante consumiría en 2024 siete kilos menos de carnes en comparación al promedio de los últimos diez años, que es de 112,8 kg", indicó el informe.

Hace una década...

En el caso de la carne vacuna, la merma del consumo en Argentina es una tendencia que se viene observando desde hace más de una década, aunque nunca con números tan elocuentes como en el presente. Ello también ha tenido impacto en las exportaciones.

69% de a producción para el mercado interno

"El 69% de la producción de carne vacuna entre enero y mayo de este año se destinó al mercado interno, frente al 75% del año pasado y lejos del 85% promedio de lo que va del siglo", reportó el informe. En contrapartida ha aumentado el volumen exportado, aunque el impacto en ingresos no fue tan lucrativo por la caída de los precios internacionales.

El resto va para la exportación

Así "entre enero y mayo (de 2024) la exportación de res con hueso alcanzó 385.000 toneladas, un 10% más que en 2023. Sin embargo, medido en valor, la exportación solo creció 1%, ya que los precios promedio de exportación cayeron 8% respecto a los primeros cinco meses del año pasado", detalló la Bolsa.

Mientras tanto los uruguayos consumieron un promedio de 94 kilos de carne por persona

E El consumo estimado de carne en Uruguay para 2023 alcanzó los 94 kilogramos por persona, lo que supone un aumento del 1,6 % respecto al año anterior y la cifra más alta de los últimos ocho años. Así se desprende de los datos presentados este martes por el Instituto Nacional de Carnes de Uruguay (INAC) con motivo del cierre del año, que detallan diferentes comportamientos según el tipo de carne: la bovina alcanza los 45,6 kilos persona, la aviar 23,7 kilos, la porcina -la que más crece en valor absoluto- 21,9 y la ovina 2,8.

U$S 2.600 millones por exportaciones

En lo que respecta al comercio, los ingresos totales por exportaciones del sector cárnico del país este año -aunque restan por conocerse los datos de diciembre- se estiman cercanos a los 2.600 millones de dólares, que puede ser el tercer registro más alto en el valor histórico y, sin embargo, supone una caída del 20 % respecto a 2022. “Los datos que presentamos son menores en cuanto a volumen y valores pero, frente a un año tan desafiante, Uruguay salva con buena nota su situación, aunque estamos sufriendo las consecuencias todavía”, explicó el presidente de la INAC, Conrado Ferber

La sequía vivida trajo consecuencias

Uruguay sufrió una fuerte sequía durante la primera mitad del año que llevó al Gobierno a decretar el pasado septiembre la aún vigente -hasta el 31 de diciembre- emergencia agropecuaria para los principales rubros productivos, seguida de una emergencia hídrica para Montevideo y sus alrededores que fue de junio a agosto. Esto se tradujo en un importante descenso (19 %) de la actividad en el sector cárnico durante el primer semestre del año, que se recuperó en los seis meses siguientes, con un aumento del 15 % en la producción respecto al mismo periodo del año anterior.

2,3 millones de cabezas producidas  y 300 mil animales exportados en pie

En total, Uruguay produjo 2,3 millones de cabezas de ganado en 2023 (5 % menos que en 2022), a las que se suman 300.000 animales exportados a pie.

Casi  mitad se exporta a China

Por otra parte, la disminución del consumo de carne en China que, según Ferber, recibe el 30 % de las importaciones en todo el mundo, supuso una bajada de los precios en el sector a nivel internacional, pero también de las exportaciones. Aunque los ingresos por exportaciones al mercado chino disminuyeron un 32 % este año en Uruguay, siguen representando casi la mitad (47 %) de los ingresos totales.

Luego EE.UU y Canada

Le siguen el mercado de Estados Unidos, México y Canadá (21 % del total), que creció un 15 % hasta alcanzar los 550 millones de dólares en ingresos, y el de la Unión Europea (13 %), que aportó 340 millones de dólares, un 10 % menos que el año anterior. Ferber subrayó la relevancia de Uruguay a nivel internacional en el mercado cárnico y afirmó que “es uno de los países con mayor prestigio, un sistema productivo absolutamente sostenible y un producto de alta calidad”.

 

Comentarios potenciados por CComment

Ranking

Titulares Diarios

Recibirás en tu correo electrónico las noticias más destacadas de cada día.

Podría Interesarte