La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Este sábado 1º de mayo, el PIT-CNT conmemoró el Día Internacional de los Trabajadores bajo la consigna: “Primero la vida, primero el trabajo”.
En dicho marco, la central sindical organizó, desde horas de la mañana, distintas barriadas descentralizadas para recolectar alimentos para destinarlos a las ollas populares y juntar firmas en procura de habilitar un referéndum contra 135 artículos de la LUC. Según anunció la central sindical este 1º de mayo recolectaron más 80.000 firmas más contra la Ley de Urgencia. Desde las 18.45 y hasta las 19.59 horas se realizó acto virtual, que fue transmitido por las redes sociales de la central sindical y distintos medios de prensa, en el cual hicieron uso de la palabra, sin público, Tamara García y Flor de Liz Feijoo.

La integrante del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT y de la Internacional Feminista, Tamara García, remarcó que la pandemia afecta a toda la clase trabajadora, pero no de la misma manera porque muchos pudieron seguir manteniendo su empleo por el teletrabajo, poniendo desde sus hogares todos los equipos y, muchas veces, renunciando al derecho de desconexión, y otros adaptándose a los nuevos protocolos sanitarios. Sin embargo, otros trabajadores han sido enviados al seguro de desempleo, algunos de ellos hace más de un año vienen sobreviviendo con la mitad de sus ingresos, cuando, además, aumentan los alimentos y los servicios. “¿De verdad creemos que alguien puede vivir con 10.000 pesos por mes?”, preguntó.

La dirigente sindical agregó que muchos trabajadores no acceden a ningún subsidio, a raíz del cierre de los espectáculos públicos, y otros que viven del trabajo diario, también se quedaron sin ingresos, como por ejemplo los feriantes. “Esta pandemia y esta crisis socioeconómica transversaliza otras desigualdades, porque las mujeres seguimos sufriendo los impactos de la crisis y, además, seguimos siendo las más responsabilizadas”, denunció García. Se refirió a las trabajadoras sexuales, invisibilizadas, que han salido a exponerse a cualquier situación para poder llevar un plato de comida a sus hogares. Hizo mención a la población afro, que sigue luchando por combatir la desigualdad estructural. Dijo que la población LGTBI, que es de las más estigmatizada y discriminada, también ha sufrido la crisis.

“¿Cuánto más vamos a esperar para que el Estado dé las respuestas que necesitamos? ¿Cuántos miles de pobres nuevos necesitamos para entender que las urgencias de nuestro pueblo van por la vida y el trabajo? ¿Hasta cuándo los trabajadores continuaremos perdiendo trabajo y sosteniendo solos esta crisis? ¿Quienes más tienen, cuándo van a aportar algo por el bienestar de las grandes mayorías de nuestro pueblo?”, interrogó.

El gobierno privilegia al capital financiero

A su turno, la trabajadora del sindicato de la aguja , Flor de Liz Feijoo, cuestionó que la actual crisis deja al descubierto la tibieza de un Gobierno cuyas medidas ante la grave situación “privilegian al capital financiero y a las grandes empresas y atiende en forma muy insuficiente a las grandes mayorías”.

Señaló que los impuestos no los deben pagar sólo los trabajadores, ya que es justo y necesario que lo pague el capital.

Es urgente plantear el tema del trabajo, porque se perdieron 60.000 empleos, hay miles de trabajadores en seguro de paro, y 100.000 pobres más están en nuestras calles.

Reclamó que el trabajo es “urgencia nacional”, y cuestionó que el neoliberalismo “prioriza el déficit fiscal, contabiliza divisas desde un modelo económico extractivo basado en un crecimiento de las materias primas que se exportan sin valor agregado”.

Manifestó que el papel de las empresas públicas, las de todos los uruguayos, debe ser el de impulsar políticas que implique el desarrollo nacional. “Un Estado que dinamice y no dinamite”.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Ranking

Contenido relacionado