La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Los precios del petróleo cayeron con fuerza ayer como resultado del acuerdo alcanzado por la alianza OPEP+ para incrementar progresivamente la oferta durante la segunda mitad del año. También influyó el miedo a que el avance de la variante delta de la covid-19 frene la recuperación de la demanda. El crudo de Brent, de referencia para Ancap, tuvo un retroceso de 6,75 % con los contratos futuros para entrega en setiembre. Ante esta coyuntura, surge la pregunta de si también habrá una baja en el precio de venta de los combustibles en Uruguay.

Consultado por periodistas este martes, el presidente de la República dijo que el Ejecutivo dará una "respuesta seria" en los próximos días, porque se trata de "un tema bien sensible". Lacalle indicó que Ancap "no compra petróleo todos los días" y que entre otros factores se debe evaluar cuánto stock hay. El mandatario afirmó que "la voluntad del gobierno es tener combustibles más baratos", así como "transparentar el sistema" y "no cobrar combustibles y no cobrar otros servicios públicos para tapar un agujero de deuda del Estado".

"Ese proceso de sinceramiento no es corto", reconoció, pero aseguró que "inevitablemente" se tiene que completar porque fue un compromiso electoral y de gobierno.

Desde junio de este año, y según lo establecido en la Ley de Urgente Consideración (LUC), los precios de los combustibles en Uruguay toman como referencia el precio de paridad de importación (PPI) relevado por la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (URSEA).

El PPI refleja lo que le costaría a un privado abastecer el mercado en las mismas condiciones que Ancap. A comienzos de junio el Poder Ejecutivo resolvió un aumento en el precio de los combustibles de 12% en promedio. En julio hubo una nueva suba, de 0,5% en las naftas y de 0,9% en el gasoil.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

LA PRENSA whatsapp
Ranking

Contenido relacionado