La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Un menor de 14 años fue baleado en la cabeza pasadas las 11:00 de este domingo en una vivienda de Martín Rodríguez y Chimborazo en el barrio Cerrito de la Victoria de Montevideo. Tuvo muerte cerebral y murió en la madrugada de este lunes. Esta misma madrugada, sobre la 1:30 horas, la Policía llegó a una vivienda ubicada a pocas cuadras de la escena del crimen, tras un llamado. Los efectivos fueron recibidos a los tiros, según indicaron ellos mismos y ratificó la madre de quien luego se entregaría, diciendo ser el homicida. El sospechoso es un adolescente de 17 años. Su madre dijo a los policías que el menor se asustó al sentir ruidos en el frente de la vivienda, que pensó que eran delincuentes buscando represalias contra él. La mujer le pidió a su hijo que dejara el arma de fuego en el piso y que salieron con las manos en alto. Así fue la entrega del adolescente, que no tiene anotaciones policiales, dijeron fuentes del Ministerio del Interior.

Más temprano, el adolescente se había comunicado por teléfono con su madre. Le dijo que se mandó "una macana" el domingo en la mañana y que le avise cuando llegara a la casa. Ya en persona, le confesó que había matado a su amigo de 14 años "sin querer" –cuenta la mujer a la Policía–, y que lo andaban buscando para matarlo.

Fuentes de la Policía sumaron que el adolescente se quería entregar por miedo a ser asesinado. Fue ese el momento en que la madre llamó a la Policía, en horas de la madrugada, para entregar a su hijo.

Los investigadores buscan establecer los vínculos que tenía el menor asesinado y el sospechoso, que está a disposición de la Fiscalía, en una sede policial. El arma del adolescente de 17 años quedó incautada y ahora una pericia policial determinará si fue la misma utilizada para el homicidio.

Comentarios potenciados por CComment

Ranking

Titulares Diarios

Recibirás en tu correo electrónico las noticias más destacadas de cada día.

Podría Interesarte