La Prensa Hacemos periodismo desde 1888


Se realizó en la Expo Prado y con la convocatoria de las gremiales lecheras, el evento “La inserción internacional de los lácteos, ¿cómo estamos, a dónde vamos?”, el cual tuvo lugar el jueves 15. La apertura la hizo el canciller Francisco Bustillo, luego expuso el subsecretario del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Ignacio Buffa que intercambió conceptos con el presidente de Conaprole, Gabriel Fernández; los productores Darío Jorcín y Alejandro Henry; y el gerente de Starfish Logistics, Diego Nairac.

En su primera intervención Buffa se refirió a la construcción de competitividad. Dijo que esa tarea no recae en un estamento particular del Gobierno, sino que “se construye por el trabajo mancomunado de varias acciones de ese Gobierno”, y planteó el concepto de que “esa construcción nunca está terminada”.

Cuidar cada peso de los uruguayos

Seguidamente comenzó a enumerar algunas formas de construcción de competitividad: “Una forma es haber dicho en campaña que se quería ahorrar y el Gobierno ahorró en gastos estructurales, y cuando había una pandemia se gastó en atender esa situación, y bien gastado estuvo. Entonces, la primera condición de competitividad es que el Estado cuide cada peso de los uruguayos”, definió. Agregó que “por cada peso que pone la gente hay que preguntarse si hay que gastarlo; y lo segundo es, en caso de gastarse, de qué manera hacemos un gasto eficiente”.

U$S 600 millones de ahorro



“En el Ministerio de Ganadería se analizaron línea a línea los gastos, si había que gastar y cómo gastarlos mejor, eso representó US$ 600 millones de ahorro, en el gasto estructural. Así comienza la competitividad: con la definición política y con ese ejercicio práctico”.

“También se construye competitividad trabajando en accesos a mercados, ahí hay todo un análisis de posibilidades”, y en caso concreto de la lechería “todo litro adicional tiene que volcarse al mercado exterior”, con la convicción de que Uruguay se puede abrir al mundo, siguiendo los procesos y los tiempos que son “tiempos diplomáticos y técnicos”.

Construir competitividad también es entender que para hacer los cambios se necesita plata. “El BROU ha entendido al sector agropecuario en general y en particular al sector lechero, generando líneas de financiamiento ajustadas a las condiciones, necesidades y las dinámicas” que le son propias.

También desde lo sanitario se hace competitividad: “Es analizar de manera epidemiológica algunas enfermedades que el sector lechero sufre mucho. Hasta no hace mucho tiempo teníamos bastante vacas positivas en tuberculosis y hubo una definición técnica sobre que esa enfermedad no se podía erradicar pero sí controlar, cambiamos el sistema técnico y vamos a la (prueba) doble comparada y eso resultó que hoy tengamos menos de 300 animales positivos en el campo cuando llegamos a tener más de 9.000”.

En ese mismo concepto se encuentran las modificaciones en brucelosis, “no obligar al sangrado en el cien por ciento de las vacas”, asunto cuyo decreto está para la firma del presidente de la República, informó.

Por último, el subsecretario mencionó como elemento clave, es la confianza: “Nosotros podemos trabajar por el sector”, pero eso no va a resultar si no hay confianza, eso es lo más importante en lo que tenemos que trabajar. La confianza es el insumo principal en toda actividad económica”.

Comentarios potenciados por CComment

Ranking

Podría Interesarte