La Prensa Hacemos periodismo desde 1888
María Soledad, es empresaria junto a toda su familia del comercio "La Sole”. Hace 25 años atrás, su familia compuesta por Julian “Quique” jefe de familia, un luchador y trabajador, junto a su esposa María del Carmen “Mara” y sus cuatro hijos Álvaro, Raúl, Soledad y Renzo se vieron enfrentados a una dura situación económica.

El sueldo de capataz en la actividad citrícola, del papá, la crisis y caída de valores que sufrió por años la producción. Lo que ganaba, no alcanzaba para cubrir las necesidades del grupo familiar y se necesitaba generar otro ingreso.

sole 7Soledad cuando recién comenzaba en el emprendimiento familiarEn un cónclave familiar, “Quique” planteó que lo posible en ese momento era instalar un almacén. Decidido el emprendimiento, se planteó otro desafío: alquilar un salón insumiría un dinero, la solución, fue sencilla pero práctica, se sacrificó parte de un ambiente de la casa donde vivía la familia y allí se instalaron las primeras e improvisadas instalaciones.

De esa forma, se comenzó a transitar en la actividad comercial, en esa modesta casa de la calle Guarani 239. El nombre del almacén elegido fue “La Sole” y su papá “Quique" y uno de los hermanos, Raúl, los únicos miembros de la familia con experiencia en venta y trato con el público, transmitieron su experiencia y guiaron a los demás, en atender, vender, cobrar y administrar.

Soledad es una mujer íntegra, mamá de dos hermosos hijos Dilan y Thiago Correa ellos son pilares fundamentales en su vida, esposa de Carlos Correa. Estudió costura en la Escuela Catalina Harriague de Castaño obteniendo el título de costurera pero terminó comerciante y se siente orgullosa de serlo.

 

María Soledad, nos comenta y se emociona, cuando habla de su padre y de su madre y de lo duro que fue, cuando a su madre Mara, le diagnosticaron una enfermedad oncológica, que la obligó a viajar a Montevideo y permanecer por meses, lejos de Salto, mientras se cumplía con diversas etapas de un tratamiento médico, por cierto bastante complicado.

“Papá , nos demostró su fortaleza y lo buena persona que es, acompañando a mamá en todo este proceso, nosotros como hijos no podíamos darnos el lujo de dejarnos ganar por el dolor y los miedos. Mamá es el pilar de la familia y ella, daba el ejemplo al mostrar entereza y optimismo. Ese momento, nos unió más y fue una justa decisión de papá al viajar a Montevideo para acompañarla en tal difícil trance. Con el corazón en la boca y muchos miedos y más de una lágrima derramada, asumimos, la gran y fundamental responsabilidad, de que el almacén debía funcionar porque la situación exigía disponer de más dinero de lo normal. Había más gastos de los habituales. Generar ventas, administrar bien ese dinero y a la vez, reponer lo que se vendía e incorporar, de acuerdo al requerimiento de los clientes nuevos rubros, fue un desafío salvado con éxito.
El premio mayor, fue que tras varios meses, Mara superó la enfermedad, papá y mamá, retornaron a la vida familiar normal. Todos nos sentimos aliviados”

Soledad junto a sus hermanos
 
¿Qué recuerdos tienes de tus inicios en el almacén y que sientes ahora?

Mis inicios fueron con Renzo "éramos unos niños" él muy compañero siempre estaba ahí y nos divertíamos. Uno de mis hermanos mayores, Raúl, que trabajaba en una firma en atención al cliente, decidió renunciar a su trabajo y apoyar, asistir y suplantar a papá “Quique" en muchas tareas, mientras el realizaba trabajos en la naranja. Atrás de todos, estaba mamá “Mara”, que atendía la casa, se ocupaba de la comida , la limpieza y de que los chicos en etapa de estudios escolares cumplieran con su tarea y obligaciones, participando también en la atención a clientes o en la tarea de reponer mercadería en la zona de venta o acopiar en una pieza que se convirtió en depósito.

Recién se comenzaba andar y el desafío era progresar. Por ello, el horario de atención se acomodó y extendió a prácticamente estar siempre abierto y bien dispuestos. Hubo momentos buenos y complicados, pero el apoyo de todos, les daba fuerza para seguir adelante. Y el esfuerzo, el sacrificio, comenzó a dar sus frutos.
El almacén ya era exitoso y pasó a un local donde ya sé perfiló como “mini market” mientras la casa de la familia después de 25 años se reformó para ser definitivamente la sede del Minimarket “La Sole”.

Las adversidades ayudan a crecer

María Soledad, convertida sin saberlo en la vocera de la familia, ante nuestro requerimiento, sostiene que: “Las adversidades de la vida te llevan a tomar decisiones. Nosotros a la vista de lo logrado y alcanzado, hoy podemos decir que fue una decisión acertada. También fue el trabajo sacrificado, constante, de todos. Y por suerte, hoy todos podemos disfrutar de esta realidad y de un pasar que es mejor de lo que podríamos esperar, si no nos hubiéramos arriesgado y trabajado como lo hicimos. Por eso mi mensaje es que lo mejor de todo, es tener una familia unida, fuerte y decidida. Hoy mirando hacia atrás, pienso que si no fuéramos la familia que somos, no hubiéramos triunfado. Y ese reconocimiento y valoración es de todos.

sole 1

Después de todo volvimos a Guaraní 239, estamos en el barrio donde nacimos y crecimos y tenemos el apoyo de los vecinos y clientes, gesto que es de valor incalculable.
"Soy la única hija mujer , todos somos parte fundamental de "La Sole", mi papá es el espíritu que lleva adelante este almacén desde sus inicios, papá se encargó de lograr un apoyo diariamente, antes del amanecer, salía con su bicicleta y un carrito a conseguir mercadería diversas de una firma mayorista realizaba un esfuerzo con una responsabilidad formidable que realmente admiro, esto que me tocó vivir, lo voy a tener siempre en los mejores de mis recuerdos.

25 años de "La Sole" ¿Qué te gustaría decir o agradecer?

"Me gusta acompañar en todo momento a mis hijos Thiago y Dilan que son los más importante en mi vida, ellos tienen como deporte favorito el fútbol y uno de los gustos que nos damos es cerrar cuando tenían partido para estar presente, ahora con la pandemia todo cambió; el fútbol no es mi especialidad, pero para mi ellos juegan excelente, por más que les toque ir al banco.
La enfermedad de mamá fue un antes y un después en nuestra familia, se enfermó a los cuatro meses que abrimos la almacén me quedé sola con mi hermano Renzo(11) "aprendía a ser madre con mi hermano" que gracias a Dios fue un niño estupendo y agradezco a los vecinos que en ese momento nos tendieron una mano.

Agradecer a los clientes y amigos, la unión familiar, el cariño que transmitimos y no cambiaría por nada todo lo que me tocó vivir.

Trabajamos en equipo con responsabilidad y respeto por eso hemos crecido, generalmente las personas ven lo que se tiene ahora, pero el crecimiento fue paulatino y con muchos esfuerzos por parte de todos los integrantes de la familia Hernández Fagúndez"

Hoy con orgullo por el camino recorrido y con el diario vivir te puedo decir que me siento realizada, desde el día que papá planteó lo del comercio y le dije que sí junto a mis hermanos, me sentía entusiasmada con la idea y a la vez agradecida y lo estoy hasta el día de hoy".

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Consultorio Radiologico - banner
Requiem Servicio Funebre
LA PRENSA whatsapp
Agencias 9,10,11
Ranking