La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Así se escribe la historia /
A lo largo de 133 años y siguiendo con la responsabilidad de informar

Write comment (0 Comments)

Compra de nuevas camionetas /
Intendencia renovó flota aplicando plan recambio

Write comment (0 Comments)

Elecciones de jubilados y activos /
Se cumplen el miércoles 20 en Caja Profesional

Write comment (0 Comments)

El avance de la tecnología y la irrupción tremenda del confinamiento por la pandemia está provocando la aparición de un “tiempo libre obligado” cada vez mayor y para la persona que vive en una sociedad industrializada la facultad de usar el ocio se está atrofiando. Este tipo de persona teme el ocio porque lo enfrenta consigo mismo y trata de mantener su tiempo libre ocupado con asuntos que lo evaden de una realidad que le estresa y desagrada, como los juegos organizados, sentarse pasivamente delante de la televisión…

Normalmente no usa este tiempo en actividades artísticas e intelectuales propias del ser humano. La educación y la intervención social pueden jugar un papel determinante, pues gracias a ambas se pueden proporcionar los mecanismos para aprovechar de una manera más humana el tiempo no regulado por la producción laboral.

A lo largo del artículo de análisis, vamos a desarrollar algunas cuestiones, ¿qué características tiene el ocio en nuestra sociedad?, ¿qué criterios pedagógicos pueden servir de base para la programación de actividades de ocio y tiempo libre?, ¿qué ajustes hay que realizar para aquellas personas más necesitadas en función de sus deficiencias o carencias?

Para llegar al concepto de tiempo libre, podemos subdividir el tiempo total de que dispone una persona en varias categorías

Tiempo no disponible, el empleado en el cumplimiento de todas las obligaciones (trabajo, satisfacción de necesidades, cuidado del hogar…)

Tiempo disponible, incluye el tiempo dedicado a ocupaciones autoimpuestas tales como voluntariado social o escuela de idiomas.

Tiempo libre, es el que queda después de cumplir con todas las obligaciones ya sean laborales, sociales, vitales.

Trilla, lo define, como un tiempo exento de obligaciones, como el que la persona tiene para sí misma o para hacer aquello que desea.

Respecto al concepto de ocio, podríamos definirlo, como una actitud para afrontar el tiempo libre de forma autónoma y satisfactoria. En este sentido, implica la gestión de actividades escogidas libremente con el fin de disfrutar, descansar, sentirse realizado… (Silvia castillo – Manuela Sánchez).

Miremos entonces las características del ocio en la sociedad actual.

Una sociedad postindustrial; así se ha venido a llamar sociológicamente la sociedad occidental en la que vivimos. ¿Que caracteriza a esa sociedad postindustrial?:

Predominio del sector terciario. El trabajador típico ya no es el obrero. El trabajo del obrero se va substituyendo por máquinas y la automatización requiere un nuevo personal de técnicos y más empleados en las oficinas, el comercio, los transportes, los servicios...

Importancia de la educación y la formación. Actualmente, en las sociedades más industrializadas, la inmensa mayoría de los jóvenes emprenden estudios secundarios. Se habla también de la educación permanente como corolario necesario de una tecnología en constante progreso.

Medios de comunicación de masas: el cine, la radio, la televisión se han sumado a la imprenta. Se habla de una nueva sociedad de masas, en parte porque las técnicas modernas de comunicación se dirigen simultáneamente a masas considerables de oyentes, a quienes bombardean incesantemente con ideas nuevas, imágenes, sentimientos, y en quienes suscitan, mediante la publicidad o de otro modo, aspiraciones y necesidades siempre renovadas.

Multitud anónima: Nos encontrarnos cada vez más, con un individuo anónimo y aislado a nivel social, con grandes medios de comunicación, dónde él es un agente pasivo, un consumidor, y con menos medios de comunicación interpersonal.

Civilización del ocio: El incesante progreso técnico en la producción entraña dos importantes consecuencias.

La disminución de las horas de trabajo ya que actualmente la semana laboral está en una media de 40 horas (habiendo una tendencia a disminuirla a 35 horas). Esto hace considerar que, en occidente, hemos accedido a la civilización del ocio
Por su parte el crecimiento de la organización comercial del ocio se ha convertido en un importante sector de la actividad económica. De hecho la sociedad de consumo consiste, en buena parte, en el consumo de ocios.

El ocio acentúa la estratificación social: surgiendo un sector de marginación social en el consumo del ocio, objeto de intervención educativa.

En este contexto, es un gran objetivo promocionar un empleo correcto del tiempo libre, en el sentido de vivirlo de una forma constructiva y no alienante. Aspecto que comentamos en el siguiente apartado.

 

Comments powered by CComment

Portada papel

Agencias 9,10,11
Ranking

FAO /
Mattos reclamó un “comercio global más libre, franco y menos hipócrita”

Write comment (0 Comments)

Suspensión de Brasil en China /
Favoreció al mercado de la carne en Uruguay

Write comment (0 Comments)

Primera A /
La séptima se pone en marcha con dos partidos este sábado

Write comment (0 Comments)

Primera B /
Arsenal ganó y mantiene puntaje perfecto

Write comment (0 Comments)

16 de octubre /
Día Mundial de la Columna Vertebral

Write comment (0 Comments)

Lavado de manos

Write comment (0 Comments)

Consejos para la prevención y el cuidado de la salud visual

Write comment (0 Comments)

Encuesta sobre Cáncer de Mama /
76% de las uruguayas estiman como problema muy grave

Write comment (0 Comments)