La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Ahogado en Constitución

Alrededor de las 09:30 de esta jornada /
Reasumió su labor el Intendente Andrés Lima 

Se mantiene alto el contagio covid /
Salto con 242  más se llegó a 1.686 casos

Hay un tema clave para nuestros hijos y nietos: el calentamiento global. Un tema que desde ayer, se viene discutiendo en Glasgow, Escocia.Se trata de  COP26, una cumbre mundial. En ella, 30.000 científicos, diplomáticos, ambientalistas y políticos de 200 países tratarán durante dos semanas llegar a un acuerdo para que, controlando las emisiones de gases invernadero, la temperatura del planeta no suba más de 1,5 grado respecto a la era preindustrial, lo cual debió, si somos realistas, debería haber comenzado ayer. Pero, en general la gente, los gobernantes y en general los políticos son bastantes tranquilos en este tema, que tampoco rinde votos. Por lo tanto si sopesamos todo elll, hay que admitir que es un tema difícil, complicado. no es sencillo, entre que hay muchos intereses políticos y económicos que pesan,  por lo que se anticipa y descuenta que habrá no solo fuertes discusiones sino choques por posiciones.

Lo que si esta claro, que  según quién gane, el mundo puede comenzar a atender la situación o  patear el problema para adelante y la situación mundial de calentamiento global, simple y concretamente se agravará.

Pero, es notorio, que esta cumbre que nos ocupa, no genera un mayor interés en los noticiosos de la tv, radios, diarios ni los nuevos medios informativos de la web y menos que menos en las chismosas redes sociales.

La indiferencia es lo que ha permitido que se generen lo actuales desastres del calentamiento global que ya esta entre nosotros y no se puede desconocer ni mirar para otro lado. El deshielo del Ártico, por ejemplo, provoca problemas que atenta contra el hábitat y vida de los osos polares. Parecen problemas de otros, pero no es así. Un ejemplo nada más: el calentamiento global esta alentando a la región que afecta a Perú, Bolivia, Paraguay; Argentina, zonas del sur y centro del Brasil y un poco a Uruguay. Todo por la presencia extendida en el tiempo del fenómeno de La Niña, la que trae siempre de la mano un déficit de lluvias que por suerte, como al Uruguay todo llega tarde, aquí hasta ahora sus efectos directos no se han dado y esperemos que siga asi.

Pero ojo, es notorio que una sequia de ribetes históricos, afecta  a la cuenca del rio Paraná, una hidrovia fundamental  para Argentina y Paraguay. Si miramos nuestro Rio Uruguay y ponemos atención, en los últimos años, pasa el mayor tiempo del año con un bajo caudal. Como agradable sorpresa, hasta la pasada semana, se registro un alivio con un aporte de la zona de Brasil y por lluvias  con milimetrajes “interesantes” que por algo de unos 12 días, alentaron una suba en el embalse que desde hace menes, se mantenía en el eje de los 33 metros , cuando su cota normal e ideal para producir energía eléctrica es de 35 metros. De esta forma, si se quiere hemos mantenido por meses, un promedio de altura del rio, que no ha sido de la gravedad del rio Paraná, pero también se hacia notar.  Partes rocosas sobresalían y había rapidos como  no se da cuando el rio tiene un aporte normal.

Por ello, tenemos entendido que la producción de energía en la represa ha sido irregular, pero pese a todo sigue siendo importante para la matriz de energía eléctrica, que en parte se esta exportando a buen precio a los hermanos argentinos y brasileños.. Quizas por ese comportamiento irregular pero no catastrófico, no se tome nota del riesgo que el calentamiento global genera en los ríos y como se refleja en la temperatura ambiente. Venimos de días altamente calurosos y entramos a noviembre donde ya  cerca del verano que llega en diciembre se hace notar. Pero ojo. Hubo días en octubre, que gracias a esta ola de calor, batieron records que estaban inmóviles desde 1966. Y los presagios meteorológicos alertan de elevadas temperaturas y  pocas lluvias. Es decir que es probable que se venga una sequia que nadie desea pero que las actuales condiciones y realidades que se viven en la zona mediterránea de Argentina, ya se sufren.

El calor veraniego siempre ha sido duro, pero si tomamos nota, ya el Sol esta pegando fuerte y los consejos de no cuidarse de sus rayos y de hidratarse, ya rigen. Por lo tanto, parte del famosos calentamiento global, ya lo sufrimos. ¿Cómo frenarlo o atenuarlo? No será fácil sino se reducen las emanaciones de gases contaminante  que principalmente  se  generan por quemar carbón mineral y/o combustibles derivados del petróleo y no cuidamos el medio ambiente con la basura de plásticos por todos lados.  Tomar conciencia urge, pero el problema no es de Uruguay sino de todo el planeta y ahí esta el problema. No todos piensan ni actúan como ante esta creciente emergencia, se debería. Pienselo.

Comentarios potenciados por CComment

Portada papel

Agencias 9,10,11
Ranking

Suplemento Especial de Fin de Año 2021

Sistemas productivos /
Podrían aplicarse modelos australianos con tecnología

Variante Omicron en EE.UU /
Afecta suministro de carnes y huevos

Beach Voley /
Cairús y Hannibal ganaron el la tercera etapa del Circuito Susamericano

Cuadrangular amistoso /
Danubio le ganó a Defensor Sporting

Rituales y supersticiones para comenzar un buen año

Celebración de Nochevieja

Salud y bienestar /
El peligro de tener déficit de grasas buenas

Lo inesperado del Viagra /
Reduce en un 69% la posibilidad de desarrollar el alzhéimer