La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Ahogado en Constitución

Alrededor de las 09:30 de esta jornada /
Reasumió su labor el Intendente Andrés Lima 

Se mantiene alto el contagio covid /
Salto con 242  más se llegó a 1.686 casos

Hay una serie de datos que marcan que el país, aun con la pandemia vigente, esta avanzando hacia una ansiada y necesaria recuperación. Lo marcan la mejora y recuperación del empleo, las exportaciones de bienes, que todo indica cerrarán el año, con el mayor monto en su historia. 

Logro que en la economía uruguaya no es casual ni transitorio. Lo auguro el extinto presidente Jorge Batlle, quien sostenía que el país podía multiplicar por cinco o por seis sus exportaciones, que en los últimos años pasaron de un promedio de 2.000 millones anuales, a los 10.000 millones de dólares que se alcanzarían este año.

Logro que se basa en una política coherente para el sector cárnico, libre de retenciones, intervenciones en el mercado interno o discriminaciones a la exportación en pie, y con una condición sanitaria buena. Suma también la forestación, a través de una política de promoción de la plantación e industrialización, que comenzó en los 80 y atravesó varios gobiernos, que definieron continuidad con cambios. Tener 3 plantas de celulosa no es una inversión que aparezca de un año para el otro. La agricultura –por su parte- está con un nuevo empuje y la lechería también avanza.

La mayor parte del aumento del monto de exportaciones se explica por mayores precios, lo que se dio en torno a la celulosa; la carne y  lácteos, todo acompañado por mayores volúmenes exportados. En promedio: entre un 20 y  un 35% de acuerdo a los rubros, lo que se verifico principalmente en el caso del sector cárnico, con 35%, maderas un 20% en volumen, con una mejora adicional del precio.

A la señalada dinámica de los agronegocios , se suman las ventas por U$S 550 millones de energía eléctrica a Brasil. La cifra multiplica por 7 lo vendido el año pasado y difícilmente se habrían concretado sin las inversiones en líneas de alta tensión y  la estaciones transformadoras realizadas por los gobiernos anteriores. 

Un escenario positivo, alentador que se concreto en medio de serias dificultades logísticas. Externas, que están afectando el comercio en todo el mundo y también por paros sindicales que afectan a diversas actividades, especialmente en el puerto de Montevideo como se dio otra vez la semana pasada impidiendo la operación de buques que traían mercadería y debían cargar exportaciones uruguayas.

Si bien es comprensible la preocupación de los trabajadores por la pérdida de puestos de trabajo, asi nada se soluciona y se generan pérdidas muy importantes al país, lo que no es aceptable de ninguna manera. Porque afecta la imagen del Uruguay como proveedor y erosiona la confianza y credibilidad de los clientes. Por ejemplo además de las pérdidas directas que estos problemas causan. Por ejemplo, quedaron “en el piso” embarques de carne de Cuota 481, que corren el riesgo de perder la “ventana” de colocación. 

Lamentablemente el escenario regional no muestra el mismo fortalecimiento que logra Uruguay. Brasil tiene una economía congelada en su crecimiento y se ve afectada por una intensa sequia  a lo se le suman los problemas logísticos que afectan al comercio global y una incertidumbre política ante elecciones nacionales generales el próximo año. 

Argentina como es notorio se encuentra en una grave situación política, económica y  social con una inflación del orden del 50% anual  y sin posibilidades de llegar a un acuerdo con el FMI, lo que marca la posibilidad de que caiga en un nuevo default a corto plazo

A nivel global, la inflación en EE.UU.  es del orden del  6% ,lo que  alienta a que la  Reserva Federal  planifique una suba de la tasa de interés a partir del año que viene. Esto podría afectar los precios internacionales en dólares, aunque no son esperables cambios drásticos. Por otro lado, la demanda china se muestra firme, aunque su deuda interna es elevada y  hay indicios de que su gobierno  alentara  medidas que controlen y limiten  su expansión.

Ante este escenario, es positivo que el déficit fiscal haya entrado en una senda de reducción, aunque esto impacte en jubilaciones e ingreso de los trabajadores del sector público. Esa posición más robusta en lo financiero permitirá al Uruguay sortear mejor eventuales tormentas externas. En ese marco es positivo que se abran espacios para que la economía siga creciendo, y con ella los ingresos. Todo para apuntalar la seguridad social, la educación y  una apertura comercial,  todos temas que están entre las principales acciones a encarar por el gobierno en el 2022.-

Comentarios potenciados por CComment

Portada papel

Agencias 9,10,11
Ranking

Suplemento Especial de Fin de Año 2021

Sistemas productivos /
Podrían aplicarse modelos australianos con tecnología

Variante Omicron en EE.UU /
Afecta suministro de carnes y huevos

Beach Voley /
Cairús y Hannibal ganaron el la tercera etapa del Circuito Susamericano

Cuadrangular amistoso /
Danubio le ganó a Defensor Sporting

Rituales y supersticiones para comenzar un buen año

Celebración de Nochevieja

Salud y bienestar /
El peligro de tener déficit de grasas buenas

Lo inesperado del Viagra /
Reduce en un 69% la posibilidad de desarrollar el alzhéimer