La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Hoy hablaremos un poco sobre las llamadas posturas de equilibrio en Yoga, en las cuales trabajamos el equilibrio de nuestro cuerpo y también de nuestra mente armonizando de forma general nuestra unidad.

Forman un gran grupo de posturas en las trabajamos el balance y el sostén de todo nuestro cuerpo sobre una pierna o sobre nuestras manos, desafiándonos a mantenernos firmes modificando la base de apoyo que nuestro cuerpo está acostumbrado a tener habitualmente.

Cuando equilibramos estamos alineando nuestro cuerpo a la gravedad de la tierra, provocando un desarrollo en nuestra concentración, impactando en nuestro sistema nervioso, trayendo calma a nuestra mente y bajando la frecuencia de pensamientos, ya que cuando estamos intentando establecer una postura de equilibrio estamos en el presente, el aquí y el ahora.

Los puntos a tener en cuenta cuando estamos en una postura de equilibrio es la atención, la fuerza y alineación. Manteniendo la atención plena en nuestro cuerpo podemos corregir y alinear ciertas zonas para que la postura sea más estable sin malgastar fuerza, observando que músculos se deben activar y cuales se deben relajar. En todas las posturas de Yoga intentamos mantener la firmeza sin tensión y cuando lo logramos percibimos que hay un enorme ahorro de energía vital (Prana) que es malgastado, así pudiendo utilizarlo para nuestro día a día percibiendo como nuestra energía va aumentando.

Algunos aspectos a tener en cuenta en las posturas de equilibrio son:

Relajación: relajar los hombros, sacando la tensión de los ojos y de los músculos de la cara. la respiración debe ser profunda abdominal y pausada.

Firmeza en la Base: sentir la planta de los pies y las piernas firmes ancladas a la tierra, los glúteos semi activos y la cadera en retroversión, no dará seguridad al cuerpo lo que se despejará en nuestra mente.

Activación de abdominales: Aprender a activar nuestro abdominales y hacer el movimiento desde el abdomen, nos ayudará a concentrarnos y percibir que cada vez que activamos nuestro abdomen hay mayor estabilidad en todo nuestro, ayudándonos a elevar el pecho y abrirlo.

Perder el miedo a caer: Las posturas de equilibrio nos ayudan mucho a trabajar nuestros miedos, ya que nos sacan de la zona conocida o de confort, de a poco con una actitud positiva y de confianza lograremos una postura segura aún sin tener en nuestra base los apoyos a los que estamos acostumbrados.

Controlar los pensamientos: cuando intentamos mantener el equilibrio vamos a encontrarnos con un montón de pensamientos que vienen a distraernos. Aquí lo importantes es observarlos y dejarlos pasar sin engancharnos en ellos, manteniendo el foco y la atención en nuestra respiración.

Beneficios de la posturas de equilibrio:

Fortalecen nuestra columna vertebral

Regulan nuestras emociones.

Regulan nuestro sistema nervioso.

Aumentan nuestra concentración.

Ayuda al buen funcionamiento de todos los órganos.

Dan seguridad y fuerza a nuestro cuerpo y a nuestro interior.

Ayudan a nuestro sistema circulatorio.

Ayudan al buen funcionamiento intestinal.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

LA PRENSA whatsapp
Agencias 9,10,11
Ranking