La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

El vínculo de los más pequeños del hogar con la comida es de vital importancia para transformar ese consumo en un hábito que mejore su calidad de vida. Lo ideal es no alentar el consumo de productos no saludables, atendiendo a que en sus primeros años, están formando tejido óseo, creciendo en altura y aumentando de peso. Por ello, es imprescindible enseñarle todos los hábitos saludables para que no desarrollen a futuro patologías asociadas a esos malos hábitos.

Concretamente se debe evitar  el consumo de alimentos con alto contenido de grasas trans y azúcar, y tambien en medir las porciones a lo razonable,  independiente del alimento que se esté consumiendo.

De esa forma, se limitará el consumo en exceso  que no les hace bien. También se aconseja evitar el "picoteo" lo que genera adicción y excesos.-

Se apunta a que los chicos comen lo que les ofrecen los padres. Por eso es importante que los ayuden en el consumo de alimentos que se puedan medir, sabiendo cuándo se pueden consumir aquellos otros que son menos saludables y combinándolos. Algo que es clave independientemente de la necesidad o no de que el niño baje de peso. 

Se aconseja que cuando van al jardín o a la escuela no acostumbrarlos con  meriendas de jugo de caja, bollos o bizcochos o premiarlos con caramelos, chupetines, etc.

Los padres deben entender, que así como no los dejamos sin abrigo en invierno o sin agua en verano, tampoco deberíamos dejarlos comer mal. Por lo tanto es aconsejable, desde la más tierna edad, proporcionarles una adecuada educación alimentaria, sin que deje de comer en forma puntual y escasa las siempre tentadoras golosinas.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Requiem Servicio Funebre
LA PRENSA whatsapp
Ranking

Contenido relacionado