La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

 Con el transcurso de los años, el ojo va experimentando naturalmente modificaciones en su estructura y función. Por otro lado, existen enfermedades visuales que se desarrollan inevitablemente. Por  ello,  es aconsejable  realizar periódicamente un control y así preservar y mantener la salud visual.

 Algunas enfermedades oculares -como las cataratas, la maculopatía, el glaucoma y la retinopatía diabética- son más frecuentes con el paso de los años. Su detección precoz constituye el mejor sistema de prevención primaria. Los exámenes de agudeza visual, fondo de ojo y toma de presión intraocular, al menos una vez al año, están indicados como parte del examen médico de todos en general y de los adultos mayores en particular.

 Ayuda a nuestra salud visual el llevar una dieta equilibrada (que incluya frutas cítricas, aceites vegetales, frutos secos, granos enteros, vegetales de hoja verde y pescados de agua fría), realizar ejercicio de manera regular y evitar el tabaquismo, todo lo cual, además, colabora en la prevención de otras enfermedades. El correcto control de enfermedades crónicas, como hipertensión o diabetes, también serán de gran importancia en este sentido.

Consejos para cuidar nuestra visión

 A la hora de leer, evitemos forzar la vista evitando una mala iluminación o cambios bruscos de luz. También debemos establecer un balance entre la iluminación difusa (ambiente) y la localizada, dirigida hacia el texto y no hacia la cara de la persona. Evite el aumento de la sequedad ocular ( con ventiladores, aire acondicionado, calefacción), si sufre de ojo seco pídale a su oftalmólogo que le prescriba  lubricantes adecuados para su caso.

Cada CUÁNTO conviene cambiar los anteojos recetados

 Si no siente dificultades bastará con un control anual. En caso de experimentar cambios, es aconsejable  realice una consulta en forma inmediata. Los anteojos deteriorados, torcidos o rayados deben reemplazarse. Recuerde que el médico oftalmólogo es el único profesional capacitado para evaluar y prescribir los anteojos necesarios en cada caso.

Peligros que generan las populares pantallas

 Quienes están muchas horas fijando la vista disminuyen su frecuencia de parpadeo. Procure tener la pantalla, al menos, a 45 cm de distancia. Intente hacer pausas y observar puntos distantes cada 30 minutos, cerrar los ojos durante algunos segundos para mantener reposo visual y usar los anteojos apropiados. La pantalla debe estar debajo del horizonte visual. Esto permite que los párpados cubran mayor superficie del globo ocular y disminuya la exposición de la córnea. Así será menor la desecación de la película lagrimal que cubre la córnea y protege de los síntomas del ojo seco.

ANTEOJOS de Sol

Con el paso del tiempo el pigmento disminuye y los ojos están más indefensos ante la luz. Al igual que en la piel, las radiaciones se acumulan, por lo que utilizar anteojos de sol con filtro ultravioleta en las horas de mayor radiación solar es la mejor prevención. Una buena visión, genera una siempre deseable calidad de vida tanto para nosotros como para familia.-

Comentarios potenciados por CComment

Requiem Servicio Funebre
Ranking

Contenido relacionado