La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

En esta época del año resultan imprescindibles las campañas de prevención de quemaduras ya a de los rayos solares y al llegar las fiestas, con el mal uso de la pirotecnia. Advertir sobre los peligros de exponerse al sol a mediodía es inútil si no logramos concientizar y poner fin a la moda de estar bronceados. Pero lo importante es establecer que más allá de los adolescentes, y de las mujeres jóvenes, las victimas de las quemaduras por exposición en horas impropias al Sol son en su mayoría niños. 

Si bien faltan estadísticas oficiales, los expertos estiman que son un par de miles los que sufren quemaduras por año, de los cuales la mitad son niños, aseguran dermatólogos especializados en tratar quemaduras de diverso origen.

Las quemaduras en los niños

Las quemaduras más frecuentes en niños son producidas por superficies y líquidos calientes (plancha, tapa del horno, asaderas calientes, electricidad y ollas con líquidos hirvientes, así como también infusiones calientes como té, café, mate, etc.)

A medida que se acercan los días de calor, deben agregarse las quemaduras producidas por la exposición a los rayos solares sin protección, y llegados a fin de año, las ocasionadas por pirotecnia.

Según explican los especialistas médicos, la piel consta de dos capas: la epidermis, superficial, formada por varios estratos superpuestos, y que mientras está sana (sin lesiones) protege al cuerpo de infecciones y bacterias. Por debajo de ella se encuentra la dermis, que contribuye a mantener a la epidermis en buenas condiciones, permitiéndole regenerar sus células cuando agresiones leves las lesionan o destruyen”

Una cuestión de equilibrios

Este equilibrio dermoepidérmico funciona como un verdadero laboratorio biológico en el que incesantemente y durante toda la vida, se producen intercambios químicos regulados por el sistema nervioso y las glándulas de secreción interna.

Cuando una quemadura destruye la arquitectura cutánea, el equilibrio se altera. Si la lesión es superficial (tipo A), destruye sólo las capas epidérmicas, que se regeneran en un plazo de entre 7 a 12 días debido a la capacidad reproductiva de las células no dañadas por la lesión, y el paciente cura sin dejar secuelas, es decir, cicatrices o alteraciones visibles. Si, en cambio, la quemadura es profunda, por ejemplo por fuego directo o por el contacto prolongado con planos extremadamente calientes, la destrucción de la piel es total y por ello no hay posibilidad de recuperación espontánea.

Su gravedad, estará determinada por la relación entre su extensión y la profundidad: primer grado las más superficiales, segundo grado, y tercer grado las más profundas.

Si bien el desarrollo tecnológico ha contribuido a mejorar la calidad de atención de un quemado, esta no es pasible de ser trasplantada.

¿Qué hacer frente a una quemadura?

* Aplicar solamente agua fría o hielo (envolviéndolo en una gasa).

* Proteger la zona con una gasa para evitar infecciones.

* No aplicar, manteca, aceite, tomate, ungüentos, dentífrico, etc.

* Si se formarán ampollas, nunca reventarlas.

* Consultar en forma inmediata a un médico especialista en quemaduras.

Comentarios potenciados por CComment

Requiem Servicio Funebre
Ranking

Contenido relacionado