La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

El mal aliento o halitosis se caracteriza por un fuerte y desagradable olor en la boca provocado por múltiples causas: mala higiene bucal, tabaquismo, sequedad bucal o determinados alimentos.

Las partículas de alimentos que se acumulan entre los dientes entran en descomposición, provocando la aparición de bacterias responsables del mal olor. Con una buena higiene bucal luego de cada comida, este problema desaparece.

Sin embargo, más allá de una limpieza bucal correcta, debemos tener en cuenta ciertos alimentos que por sus características y componentes pueden favorecer la aparición de halitosis. Entre ellos encontramos:

* Brócoli:al igual que la coliflor, este vegetal contiene azufre. Esta sustancia, una vez liberada en el torrente sanguíneo, produce ciertos gases con un olor muy particular que se desprende a través de los pulmones y la saliva.

* Cebolla:más allá de su sabor fuerte e intenso, también posee componentes sulfúricos que se eliminan a través de la boca ocasionando un olor intenso.

* Café:la cafeína en exceso produce deshidratación con sensación de sequedad bucal. Este medio seco es ideal para el desarrollo bacteriano, lo que provoca mal olor y sabor amargo en la boca, por eso es conveniente beber agua luego de tomar café.

* Jugo de ananá:si bien es refrescante, la acidez que aporta este jugo propicia el desarrollo bacteriano y menor secreción de saliva, lo que trae aparejado la aparición de mal aliento.

* Ajo:imposible no mencionar este alimento cuando se habla de mal aliento. Sus componentes sulfurados son los responsables del olor intenso que queda en la boca luego de consumirlo.

* Lácteos:la lactosa se acumula en la lengua y los dientes generando un ambiente propicio para el desarrollo de bacterias responsables del mal olor.

* Bebidas con alcohol:la mayor parte del alcohol que se bebe va al hígado pero hay una parte que pasa al torrente sanguíneo y se elimina a través del sudor, la orina o el aliento. Además, el alcohol provoca deshidratación con aparición de halitosis temporal.

La forma más fácil de eliminar el mal aliento es con un correcto cepillado de dientes, que incluya la lengua para eliminar cualquier resto de alimento que pudiera entrar en descomposición.

Pero además de un buen cepillado, podemos incorporar ciertos alimentos que, contrariamente a los anteriores, contribuyen a la desaparición del mal olor. Algunos de esos alimentos son aquellos con propiedades antimicrobianas como la cúrcuma, la canela, el limón y el tomillo. A los alimentos que favorecen la producción de saliva también se los consideran ideales para evitar la halitosis y, en este caso, conviene consumir quesos duros, manteca, cítricos y pimienta de cayena. Una buena hidratación, con dos litros de agua diarios, ayudarán a mantener un buen aliento y la sensación de boca fresca.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Consultorio Radiologico - banner
Requiem Servicio Funebre
LA PRENSA whatsapp
Agencias 9,10,11
Ranking