La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Se recomienda eliminar el almidón de los alimentos feculentos para que estos sean mejor tolerados por el organismo. Quitando el almidón conseguiremos que el alimento tenga menos calorías, menor índice glucémico y obtendremos una fibra de gran calidad que mejorará la flora intestinal, porque tendrá un efecto prebiótico.

Los alimentos feculentos son los ricos en hidratos de carbono. La mayoría de ellos contienen almidón, que es la forma en que las plantas almacenan su energía.

Los alimentos ricos en almidones son las papas, arroz (blanco como integral), la avena, boniato, maíz, banana, entre otros.

Beneficios al eliminar el almidón

El almidón es un carbohidrato que proporciona muchos beneficios para la salud, principalmente como nutriente energético; pero en exceso procede de alimentos con alto índice glucémico.

¿Cómo se elimina el almidón de los alimentos?

Es la más práctica, lavado y remojo de los granos para quitar el almidón. Antes de su cocción lavarlo, produce que estos liberen cierta cantidad de almidones, pero solamente en los granos refinados como el arroz blanco. El remojo quita el almidón superficial de los granos.

Cocción y enfriar, es un proceso sencillo. Cocer y enfriar durante al menos 4 horas. El almidón se gelifica y se hace digerible y la refrigeración cristaliza. Al final del proceso, el almidón se convierte en un tipo de fibra, llamada almidón resistente, que no se puede asimilar completamente, no se absorbe y por lo tanto no aporta calorías.

Convertir el almidón en fibra; Consiste en refrigerar el alimento cocido para que sus almidones cristalicen y se conviertan en fibra prebiótica.

Conocer el alimento, que puede ser pasta, papas, boniato, arroz, otros.

Escurrir, retirar agua.

Dejar enfriar a temperatura ambiente durante 10 minutos o pasar agua fría.

Consumir frío o recalentar.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Anglo - Inscripciones abiertas 3
Requiem Servicio Funebre
Agencias 9,10,11
Ranking