La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

El anís es una planta milenaria con fines culinarios y medicinales. Generalmente se utiliza su aceite y su semilla, pero también son muy útiles la raíz y las hojas, sobre todo para el fin medicinal.

Se destaca en:

* Mejorar la digestión

* Favorecer la expulsión de gases

* Reducir la hinchazón abdominal

* Disminuir la retención de líquidos

* Favorecer la eliminación de toxinas

* Aliviar los cólicos intestinales

* Reducir la tos persistente

* Ayudar a eliminar la mucosidad

* Activar la circulación

* Aliviar los dolores reumáticos

* Mejorar infecciones de la piel

¿En qué más nos beneficia su consumo?

Favorece el sistema digestivo: el anís tiene efecto sedante, antiespasmódico y carminativo por lo que se utiliza para tratar problemas digestivos. La infusión de anís se recomienda para combatir gases, molestias, dolores intestinales, acidez, gastritis u otros problemas estomacales. El consumo de anís favorece la digestión y sus procesos gracias a un compuesto llamado atenol.

Favorece el sistema nervioso: su efecto sedante también es beneficioso para calmar los nervios, reducir los niveles de estrés, y la neurastenia, un trastorno neurótico que se detecta por sentir un cansancio inexplicable luego de actividades psíquicas o físicas. Lo ideal para obtener estos beneficios y beber una infusión a base de semillas de anís.

Favorece el sistema respiratorio: posee propiedades antiiflamatorias y expectorantes que ayudan a liberar los bronquios de fluidos que los perjudican, por lo que es ideal para tratar casos de tos, bronquitis, asma, o gripe.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Requiem Servicio Funebre
Ranking

Contenido relacionado