La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Las imágenes de hamburguesas, papas fritas, milanesas y otras comidas calificadas de"chatarra" son las que frecuentemente se las cita para ilustrar el concepto de "alimentación poco saludable". Sin embargo, estos alimentos puede formar parte de un plan nutricional familiar e incluso ser el vehículo para sumar verduras.

Así lo sostienen una nueva camada de Licenciadas en Nutrición, quienes sostienen en que "no hay alimentos buenos o malos sino porciones excesivas".

Algo a tener en cuenta, ante la realidad de que los uruguayos también enfrentamos una epidemia de obesidad. Por ello, se entiende que las premisas de "variedad", "equilibrio", "planificación" y "accesible para cada bolsillo" cobran más relevancia que nunca a la hora de pensar en una alimentación saludable.

Variedad y equilibrio

La base de una buena alimentación está en que sea variada y equilibrada, considerando que es lo que el bolsillo puede pagar.

En ese sentido, sostienen que opciones como las hamburguesas, papas fritas o milanesas pueden incluirse dentro del patrón alimentario si se atienden algunos consejos. Por ejemplo, hacer hamburguesas caseras, en base a carne magra, a las que se puede agregar muchas verduritas cortadas bien chiquitas que se mezcla con la carne picada, a la que se puede agregar además del pan rallado, un poco de avena y queso rallado. Se pueden hacer al horno o a la plancha, con muy poco aceite. Otra de las opciones más gustan a todos, son las papas fritas, que también pueden prepararse de manera saludable al horno. Las papas cortadas en bastones, con condimento, se ponen en una fuente, rociando ambos lados con poco aceite. Quedan doradas y no se nota que no son fritas, pero tienen menos grasa.

Otro clásico que a todos les gusta, son las milanesas. También pueden ser saludables, si se utiliza carne magra o desgrasada, empanándolas, mitad pan rallado y mitad avena, condimentándola con queso rallado, perejil orégano y pimienta. Luego se hacen al horno con apenas aceite y un rocío con poca agua para que no queden secas. La clave es completar el plato saludable con un acompañamiento adecuado como una ensalada con verduras de estación o un puré mixto.

Planificar el menú

Por otra parte, es aconsejable planificar el menú, lo que no sólo contribuye a comer más saludable sino también a cuidar el bolsillo. De esa manera, se comprara lo que se necesita en la cantidad que se necesita. Algo que además de evitar comida afuera, permite transformar sobras de los platos del día, algo muy práctico en estos tiempos. También permite realizar alimentos "listos para consumir" que se guardaran en el congelador o el freezer. Ejemplos con: dejar lechuga, tomate y otras verduras, ya lavadas. Arroz y un par de huevos hervidos. Queso cortado. Algunos fideos hervidos. Entonces después es mezclar diferentes opciones y ya está.

Alimentación y vida completa

Por último, hay tres cuestiones básicas que complementan la alimentación saludable: 1º) actividad física, evitando el exceso de azúcar, harina, grasas y sal.

2º) no guiarse por información de las redes, sin fundamentos científicos detrás, confunde. En las redes se encuentran de todo. Es algo que se debe tener en cuenta porque puede tener repercusiones en la salud.-

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Requiem Servicio Funebre
Ranking

Contenido relacionado