La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Una de las formas más efectivas de reducir la fiebre y encontrar alivio cuando la temperatura corporal es elevada es dándonos una ducha de agua tibia durante unos minutos.

Aplicarse compresas frías: Una forma de bajar la fiebre es aplicando paños húmedos o compresas sobre la frente, la nuca y las zonas de pliegues (axilas, ingles, detrás de las rodillas, etc.). Esto ayuda a refrescar el cuerpo y a obtener alivio.

Tomar una ducha tibia: Si bien lo más adecuado es beber mucho líquido (agua, preferiblemente), descansar y aplicarse compresas húmedas para mantenerse lo más fresco posible, en algunos casos, tomar una ducha puede ser una opción.

Guardar reposo: El cuerpo necesita un extra de energía para poder luchar contra los microorganismos infecciosos que influyen en la aparición de la fiebre. Por ello, lo mejor es guardar reposo hasta sentir alivio.

Beber mucha agua: Uno de los efectos secundarios de la fiebre es la deshidratación. Para contrarrestarlo es primordial consumir abundante agua, zumos y sopas.

Tomar platos ligeros: No es conveniente ingerir comidas irritantes cuando se presenta este síntoma. Las cremas de verduras y caldos resultan idóneas para calmar el hambre mientras se completa el proceso de recuperación. Además de saciar el apetito, también contribuyen con la hidratación.

Para poder realizar comentarios debes ser un usuario registrado.

Requiem Servicio Funebre
LA PRENSA whatsapp
Ranking

Contenido relacionado