La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

En estas fechas calurosas, lo más común es tomar helado. Se trata de un alimento que tiene muchas variedades, desde el sabor hasta el momento del día en el que consumirlo, por no hablar del formato. Esconde muchas calorías además de perseguirlo el mito “el helado ayuda a hacer la digestión”. muchas personas piensen que es un alimento óptimo para tener buenas digestiones, la realidad es que el helado en sí no es digestivo, tiene mucha grasa y nata, por lo que en lugar de favorecer la digestión, la empeora.

En realidad los azúcares pueden favorecer la digestión de las grasas, por lo que tomar azúcar después de una comida puede favorecer que las grasas se digieran mejor. Un helado no sería una buena opción porque tiene azúcar añadido y grasas. Lo mejor sería recurrir a la fruta.

Se debe diferenciar el helado del sorbete, ya que este último si que puede ser digestivo debido a que el cítrico de los sorbetes tiene un efecto que favorece la contracción del músculo liso de la vesícula biliar, la evacuación vesicular y el proceso de absorción de grasa.

Se recomienda huir de los helados industriales y, en el caso de que queramos recurrir a este alimento, lo hagamos casero (con frutas congeladas), algo que es mucho más saludable.

Comentarios potenciados por CComment

Requiem Servicio Funebre
Ranking

Contenido relacionado