La Prensa Hacemos periodismo desde 1888

Hay que celebrar la salud mental como un derecho humano universal

Todo el mundo debería tener derecho a vivir una vida con dignidad, equidad, igualdad y respeto, y esto incluye a las personas con problemas de salud mental. Sin embargo, en la Región de las Américas continúan persistiendo el estigma, la discriminación y las violaciones de derechos humanos.

En muchos países, las personas con problemas de salud mental no tienen acceso a servicios de calidad, son sometidas a prácticas coercitivas, tratos inhumanos y, en algunos casos, abusos, incluso en entornos de atención de salud, donde deberían ser protegidas.

Día Mundial de la Salud Mental 2023

Los países deben promover iniciativas regulatorias y normativas para apoyar la salud mental como un derecho humano universal. Al mismo tiempo que limitan las prácticas que favorecen las violaciones de derechos humanos. Esto incluye el establecimiento de leyes de salud mental que respeten los principios de los instrumentos internacionales de derechos humanos, como la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD) y la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH).

Las estimaciones regionales muestran que poco más del 60% de 39 países existe una ley de salud mental independiente, y casi la mitad de 37 países carecen de una autoridad dedicada a evaluar el cumplimiento de los instrumentos internacionales de derechos humanos, o la que existe no está funcionando.

La OPS sigue comprometida a trabajar junto a los países, brindando apoyo técnico para desarrollar legislaciones de salud mental que cumplan con las convenciones internacionales y abogando por los derechos de cada individuo, más allá de fronteras y desigualdades.

¿Cómo cuidar la salud mental?

Escucha, siente y entiende tus emociones

Hay tantas formas de sentir emociones como seres humanos en el mundo. Es importante que sepamos que no son ni buenas ni malas. Todas las emociones son necesarias y son una gran forma para entender el mundo que te rodea.

Por ejemplo, el miedo sirve para estar alerta ante el peligro. Tomar precauciones y hablar con alguien de confianza sobre lo que tememos puede ayudarnos. Por otro lado, la frustración nos permite ver cuando las cosas no salen como queremos y que aprender a resolver problemas y a pedir ayuda cuando lo necesitemos, es una solución.

La tristeza es la reacción que podemos tener cuando algo nos conmovió; A la tristeza la podemos abrazar como a una emoción más, recordando siempre que es una reacción que pasará y si no es así, podemos pedir ayuda.

Reconocer tus emociones

Y la alegría nos muestra que compartir lo que pienso y siento con amistades, con mis padres, dibujar, cantar, escribir, o hacer deporte, me hace sentir bien y que debería hacerlo más frecuentemente.

Las emociones a veces pueden causarnos incomodidad, pero ¿cuál es la mejor forma de hacer frente a esos sentimientos? Sintiéndolos y aceptándolos; así, las emociones fluyen y llegará el momento en que comiences a sentirte mejor.

Mantén un estilo de vida saludable

Duerme en horarios adecuados y las horas necesarias, encuentra actividades físicas que te motiven y realízalas cuando menos 15 minutos diariamente, mantén una alimentación balanceada y si tienes algún problema de salud física, acude a un adulto de confianza para que éste pueda atenderse.

Céntrate en ti

Encuentra espacios de recreación haz actividades que te hagan feliz o que te diviertan. Sabemos que los amigos y amigas son súper importantes para los adolescentes, pasa tiempo con ellos, encuentren actividades divertidas para hacer en grupo.

Hay otras muchas formas de centrarte en ti, por ejemplo, practicar algún deporte, ir al cine, mira tu película favorita varias veces, pintar, escuchar podcasts que te permitan seguir aprendiendo, pasar tiempo de calidad con tu familia, pasea a tu mascota, etc. Recuerda que desconectarse un rato de las redes sociales también es saludable.

Algo que es muy bueno para cuidar tu mente es escribir un diario con tus pensamientos y sentimientos, puedes guárdalo y en unos años podrás leerlo y será toda una experiencia recordar lo que viviste hoy.

Reconoce cuando necesites ayuda

Sé consciente de tus redes de apoyo y comunícate con ellas, no siempre debes poder con todo. Cuando encontramos apoyo y ayuda en alguien más, estamos permitiéndonos encontrar soluciones, abrir nuevas posibilidades y disminuir nuestra vulnerabilidad

Recuerda que si sientes que no puedes manejar tú solo/sola una emoción o ha permanecido mucho tiempo contigo, debes pedir ayuda de un adulto en quien confíes pues no siempre debes poder con todo; y en cambio cuando encontramos apoyo y ayuda en alguien más, estamos permitiéndonos encontrar soluciones, y disminuir nuestra vulnerabilidad.

Sé amable contigo.

A veces tendemos a ser muy duros con nosotros mismos/as, y nos decimos cosas como “ay pero qué tonto estoy”, pero piensa esto: ¿le hablarías así a tu mejor amigo o a tu hermana pequeña?, ¿verdad que no?

Comentarios potenciados por CComment

Requiem Servicio Funebre
Ranking

Titulares Diarios

Recibirás en tu correo electrónico las noticias más destacadas de cada día.

Podría Interesarte